Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dramático relato de hija del jubilado asesinado
“La sensación de inseguridad está ahí, con un cadáver todo baleado”, dijo la hija del hombre acribillado en Villa Adelina cuando volvía a su casa y fue baleado en el pecho
23 de abril de 2014
Otro relato desgarrador de la hija de otra víctima de la inseguridad se da de bruces con el construido a diario por la presidenta Cristina Kirchner. “¿Es inseguridad o una sensación? Porque la sensación está ahí, con un cadáver todo baleado”, dijo.

Es el de la hija del jubilado asesinado en Villa Adelina en un intento de robo a la víctima, de 69 años, a quien balearon cuando estacionaba el auto en la puerta de su casa.

Benito Sangregorio había ido a hacer unas compras por su barrio y, cuando volvía fue interceptado por delincuentes que intentaron asaltarlo y lo balearon en el pecho. La semana pasada ya habían robado en su vivienda.

Todo pasó cerca de las 21 de ayer, en la puerta de la casa del jubilado, ubicada en la calle Marcos Sastre al 3800.

Un jefe policial detalló que a esa hora, Sangregorio volvía a su casa luego de hacer las compras en un supermercado chino del barrio.

Su hijo reveló que, en pleno asalto, la víctima le gritó a los familiares que estaban dentro de la vivienda "no salgan, no abran" mientras se apretaba la herida. Recién cuando los asaltantes huyeron, permitió que salieran para asistirlo.

Sus familiares y vecinos que llamaron al 911 y a una ambulancia, que lo trasladó a un hospital de la zona. Allí murió.

Pamela, hija del jubilado asesinado, contó que Sangregorio falleció mientras era operado. "Estaba en el quirófano, lo operaron, le dio un paro y murió".

"Lo balearon, lo liquidaron", se lamentó la mujer, quien dijo que los delincuentes "destruyeron una familia en segundos, los nietos lo vieron morirse en la vereda".

Reclamó que "los políticos vengan y le expliquen a mi mamá, a mi sobrino, a mi nieta y a mi hija por qué el abuelo ahora está en el cajón".

Y se quejó por la inseguridad, ya que -reveló- el jueves pasado la familia ya había sido asaltada.

“¿Es inseguridad o una sensación? Porque la sensación está ahí, con un cadáver todo baleado... A ver si hacen algo, porque en una semana nos asaltan y ahora matan a mi papá. ¿Dónde está la sensación (de inseguridad)? ¿Dónde está el invento de los medios periodísticos? La inseguridad existe, es verdad", aseguró.