Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Robaron en la ruta al manager de Narváez
Se trata de Osvaldo Rivero a quien detuvieron supuestos agentes policiales en Santa Fe. Le robaron más de 35 mil U$S. "Temí por mi vida", dijo
19 de septiembre de 2014
El manager del campeón del mundo de box Omar Narváez, Osvaldo Rivero, sufrió el robo de 35 mil dólares y 110 mil pesos en efectivo luego de ser abordado en una ruta del sur santafesino.

Rivero conducía una camioneta Porsche 4 x 4 de su propiedad cuando fue detenido en un falso control vial. Al advertir la presencia de supuestos agentes policiales sobre la ruta AO12, a la altura de la localidad de Soldini, el promotor frenó.

Las tres personas que lo detuvieron le aseguraron que se había excedido la velocidad permitida. Al verificar la identidad de Rivero sacaron armas y comenzaron a golpearlo. Lo mismo sucedió con sus dos acompañantes. Rivero salió corriendo y fue asistido por un camionero.

Los falsos policías vestían ropa verde. Al borde del camino había un auto verde con calcomanías de la policía santafesina.

Por el color no se trata de los autos oficiales que utiliza la policía de la provincia. “No descartamos ninguna hipótesis, pero en principio se trataría de falsos agentes. No sabemos si fue un robo al voleo o actuaron con una logística”, detalló el fiscal Alvaro Campos.

El promotor sufrió un corte en la frente tras recibir un culatazo y fue atendido en un hospital de Roldán, 30 kilómetros al oeste de Rosario.

Rivero viajaba desde Capital Federal a Villa María, Córdoba, para la pelea de este viernes.

El dinero robado iba a destinarse a la velada boxística. Además de la plata, al promotor le llevaron también los bolsos en los que trasladaba la ropa de Narváez, una computadora y celulares.

“Aún no lo puedo creer. Estaban uniformados, eran policías”, sostuvo Rivero. Y agregó: “Aún no hice la catarsis. Sé que me voy a quebrar y me va a costar recuperarme. No soy yo en este momento. Me cuesta creer que elegí entre la vida y la muerte. Y lo que más me cuesta creer es que el tipo que me pegaba era como Dios, podía decidir si yo vivía”.