Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El drama de la joven violada por su padre
En un caso insólito, se ordenó que el agresor, condenado a 14 años, cumpla arresto domiciliario en su "casa" hasta que condena quede firme
25 de septiembre de 2014
Algunos tribunales en la Argentina parecen vivir en una realidad parelela. De lo contrario no se entiende que a un hombre -suboficial de la Armada- encontrado culpable de violar a su hija durante cuatro años lo condenen a cumplir en su casa una prisión domicilios por "14 años".

El caso impacta no sólo por la brutalidad del hecho, sino porque la joven aceptó salir a dar la cara en un acto de valentía sin precedentes.

Rocío Girat narró que su padre la golpeó toda la vida y dijo que "siempre fue muy agresivo. Desde que tengo 3 años recuerdo que me bajaba la bombacha y me pegaba con un cinto. Si yo hacía algo que a él no le gustaba me metía la cabeza en el agua para ahogarme".

La joven fue violada varias veces por su padre, un suboficial de la Armada, que tras un fallo judicial cumpliará una insólita pena bajo prisión domiciliaria. La joven mantiene desde hace varios varios años una lucha para que su padre cumpla el castigo que se merece.

Marcelo Alberto Girat fue condenado a 14 años de prisión, pero por decisión de la insólita Cámara de Apelaciones y Garantías, el suboficial de la Armada cumplirá la pena en su casa y monitoreado por una pulsera electrónica hasta que la sentencia quede firme.

"La Cámara de Apelaciones dice que él tuvo una reacción del momento por eso le dan arresto domiciliario. 14 años pidió el fiscal y 14 pidieron los jueces también", explicó la joven.

Rocío, cuya vida amenaza ser arruinada por esta brutalidad, tiene 20 años y la Armada hasta último momento protegió a su padre.

La joven volvió a contar que fue abusada en su casa y en las dependencias de la Base Naval, donde su padre le consiguió un trabajo para que hiciera limpieza.

"Yo me acerqué a la Armada a pedir asistencia psicológica y desde el primer momento me cerraron la puerta. En una manifestación en la Base Naval, los mismos oficiales de guardia se me reían en la cara. Tenemos a una militar grabada dando la respuesta diciendo que esto sucede en todos lados, porque yo reclamaba denunciando haber sido abusada ahí dentro", detalló.

El fiscal Eduardo Amavet había pedido una pena de prisión de 14 años, que finalmente determinaron los jueces Eduardo Alemano, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro, aunque sin posibilidades de modificar una decisión de la Cámara de Apelaciones y Garantías que dispuso que hasta tanto la sentencia no quede firme deberá cumplir la pena bajo arresto domiciliario.

"El siguió trabajando hasta que tuvo arresto domiciliario por las amenazas de muerte", dijo la joven. El ministro de Defensa, Agustin Rossi, desplazó, tarde, a Girat y garantizó que "cualquier situación que amerite iniciar una nueva investigación al interior de la fuerza lo voy a hacer.

"Hay que ser claramente inflexible, no pueden existir este tipo de actitudes dentro de la FFAA y tienen que ser corregidas. En caso de haber comisión de algún tipo de falta, tiene que ser sancionada".