Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Boca no pudo con el modesto Capiatá
Fue una de las peores derrotas "xeneizes", por el juego que desplegó y por la humildad del rival. Todo depende de la revancha en Paraguay
16 de octubre de 2014
Boca vivió una noche de terror, casi una catástrofe, luego de perder ante el modesto pero efectivo Deportivo Capiatá de Paraguay que dejó en silencio la Bombonera.

Ante una multitud, el golpe fue seco, al mentón, provocando un efecto que habrá que evaluar en el futuro inmediato. Y ahora, el próximo jueves, el equipo de Rodolfo Arrubarrena deberá ganar en Paraguay para seguir con vida en la Copa Sudamericana y evitar una eliminación que de dolorosa podría transformarse en traumática.

El primer tiempo de Boca, anoche, fue una fotocopia de lo que el equipo conducido por Arruabarrena produjo el domingo pasado, frente a Central. No merece objeciones la decisión de armar una ofensiva con el Burrito Martínez, Calleri y Chávez.

Por su parte, el ignoto Deportivo Capiatá, un equipo que compite profesionalmente desde 2008 hizo un clásico planteo conservador y aprovechó la oportunidad cuando se le presentó.

Boca tuvo falta generación de juego, cuando se extraña ese pase con ventaja para el receptor, cuando a partir de tres cuartos de cancha se adolece de ingenio y precisión, se podrá seguir agregando y amontonando atacantes que casi nunca la cantidad efectiva se llevará de la mano con la calidad de las llegadas.

El arquero paraguayo Franco fue inexpugnable, ganándole un mano a mano a Chávez y evitando el gol ante un zurdazo del ex jugador de Banfield, un cabezazo de Calleri y un bombazo de Castellani que tenía a un ángulo como lugar de llegada.

Antes de que el brasileño Ricci ignorara un clarísimo penal de Aquino -un brazo ubicado en posición imprudente bloqueó un cabezazo peligroso de Echeverría-, Capiatá se puso en ventaja.

Como consecuencia de una excelente intervención de Orion llegó un tiro de esquina, hubo un anticipo ofensivo y el pecho de Magallán transformó en gol un cabezazo que no llevaba un peligro extremo.

Desde el empuje, Boca pudo al principio de la segunda etapa poner a la mayoría de sus futbolistas en campo rival. Los paraguayos, en cambio, fueron dándole forma a una estrategia habitual a los equipos chicos que juegan en un escenario tan picante como La Bombonera: amontonamiento de jugadores en los último 30 metros para resistir heroicamente.

Ahora todo queda para la revancha el jueves próximo y para lograr el pase a cuarto de final, Boca deberá construir una hazaña futbolistica, como construyó anoche del modesto Capiatá