Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Real Madrid se quedó con el clásico: 3 a 1
El equipo de Cristiano Ronaldo fue mucho más que el Barcelona. Messi no brilló y además no pudo alcanzar el récord de goleador de la Liga
25 de octubre de 2014
En un clásico plagado de figuras, Real Madrid tuvo una gran actuación y le ganó por 3-1 al Barcelona en una nueva edición del clásico español. El encuentro, correspondiente a la fecha 9 de la Liga española, se disputó en el estadio Santiago Bernabéu.

Toni Kroos, Luka Modric, Isco Alarcón, James Rodríguez, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema por un lado y Sergio Busquets, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez por el otro, anticipaban un encuentro de gran nivel.

Messi llegaba a este encuentro con la gran oportunidad para lograr un nuevo récord en su carrera. El argentino estaba a tan solo un gol de alcanzar a Telmo Zarra como máximo goleador histórico de la Liga española y apostaba todo a romper la marca en el clásico.

Cuando los equipos recién lograban entrar en el ritmo del partido, el Barcelona dio el golpe. A los tres minutos, Luis Suárez cambió de frente desde la derecha para la aparición de Neymar cerca del área. El brasileño enganchó hacia el medio, superó a Carvajal y Pepe, y sacó un derechazo que se metió pegado al palo para poner en ventaja al elenco "Blaugrana".

Herido por la temprana conquista de su rival, el Real Madrid se fue con todo en busca de la igualdad. El equipo de Carlo Ancelotti comenzó a remontar el campo de juego y a acorralar a su rival. Karim Benzema era el arma más peligrosa del ataque "Merengue". El francés contó con dos chances claras ante Bravo en menos de cinco minutos. En la segunda, estrelló un cabezazo en el travesaño.

De a poco, el equipo de Luis Enrique comenzó a hacer mejor pie en la cancha y a equilibrar el juego. Lionel Messi contó con dos oportunidades para estirar la ventaja en el marcador pero Casillas estuvo atento para quedarse con su segundo intento. Neymar también intentó sobre los 27, pero Carvajal apareció con lo justo para cortar su definición.

Con la mejora del Barcelona el encuentro se volvió más dinámico, con situaciones para ambos. Pero de un error de Pique iba a llegar el empate del Real Madrid. A los 33, Marcelo mandó el centro desde la izquierda y el defensor del "Blaugrana" puso la mano para cortar el envío. El árbitro Jesús Gil Manzano sancionó el penal y Cristiano Ronaldo se hizo cargo de la ejecución. El portugués pateó con gran precisión, convirtió y le convirtió el primer gol de la temporada al Barcelona. Al arquero Claudio Bravo se le cortó una racha de 776 minutos sin recibir tantos.

El conjunto "Blanco" parecía ser más directo a la hora de encarar sus ataques, mientras que la visita se mostraba, sorprendentemente, algo perdida de mitad de cancha para adelante. Curiosamente, y como muestra de ese desconcierto, Messi, Neymar e Iniesta fueron tres de los cuatro amonestados del conjunto catalán en la primera parte (el cuarto fue Piqué).

El Real Madrid salió a jugar el segundo tiempo más concentrado y, de arranque, logró revertir el marcador. A los cuatro minutos, luego de un córner, Pepe se escapó de su marcador en el área y conectó un muy buen cabezazo para poner en ventaja al "Merengue".

El Barcelona tuvo su chance para el empate con un centro de Neymar que la defensa cortó con lo justo ante la arremetida de Messi. En la segunda jugada, Mathieu sacó un remate de media distancia que Casillas mandó al córner con una gran volada.

Más allá de algún sobresalto, los de Ancelotti controlaban el encuentro y estaban más fuertes. De un nuevo error del rival, llegó la tercera conquista de los "Blancos". Una desconexión entre Mascherano e Iniesta propició el robo de Isco, que cedió la pelota a Cristiano. Este se la pasó a James y el colombiano habilitó a Bezema, que definió para decretar el 3-1.

El tramo final del encuentro fue una fiesta para el "Merengue". Barcelona tenía la pelota pero no encontraba los caminos para inquietarlo y el 'Ole, ole' bajaba desde las tribunas ante cada combinación de los atacantes locales. El equipo de Luis Enrique mostraba una faceta sin explosión ni profundidad, alejada del brillo de otros tiempos.

Messi, apagado, no pudo imponer su ritmo ni ponerse al hombro a un equipo que no mostraba reacción. Eso facilitó el trámite para un Real que, parado con calma de contra, tuvo varias chances para sellar una goleada.



Con el triunfo, el Real Madrid llegó a 21 puntos y quedó a tan solo uno del actual líder del certamen, el Barcelona, que tiene 22. El elenco catalán, en tanto, perdió su primer partido del torneo y podría compartir el liderazgo si el domingo el Sevilla vence al Villarreal.