Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Con lo justo, Boca ganó en la Copa
En la Bombonera, le ganó 1-0 a Cerro Porteño con una definición de Gigliotti. Viaja a Paraguay con una ventaja que puede definir su pase a semi
31 de octubre de 2014
Boca se desahogó. Corrió, metió, luchó, presionó, empujó; jugó poco, pero se quedó con el triunfo por 1-0 en la Bombonera ante Cerro Porteño por la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana.

El gol llegó a ocho minutos para el final, tras una definición desprolija de Emmanuel Gigliotti que pegó en dos defensores y se metió para darle al equipo de Rodolfo Arruabarrena una diferencia mínima para la revancha en Paraguay.

Lo mejor del equipo de Arruabarrena se vio a los 23, cuando Colazo envió un centro al segundo palo. Apareció Fuenzalida y remató cruzado. La pelota pasó lejos del arco, pero antes de que se perdiera por el lateral Chávez la capturó y volvió a meter el balón en el área.

El chileno se la bajó de cabeza a Meli que le dio de primera por encima del travesaño. Antes y después, Boca atacó acelerado y sin ideas.

Para el complemento, el Vasco mandó a la cancha al recuperado Burrito Martínez (entró por Fuenzalida). El delantero le dio claridad al ataque de Boca, que bajó un cambio y empezó a buscar los caminos un poco más sereno, aunque seguía chocando mucho y jugando poco.

Apenas ocho minutos después de su ingreso, el Burrito tocó entre líneas y dejó mano a mano a Chávez. Pero Barreto salió rápido y le ahogó el grito.

Astrada también movió el banco. Primero sacó al inofensivo Güiza por Gamarra y después a Oscar Romero por Sperduti, piernas frescas para sorprender con una contra que no llegaba nunca. Boca cortaba con Cubas y Meli cualquier insinuación de Cerro Porteño.

Tanto insistió Boca que poco a poco empezó a romper el cerco que proponía Cerro Porteño. A los 25, Meli se metió en el área por derecha y tocó atrás, pero sobró a todos y le quedó a Colazo que tuvo que definir de derecha.

Parecía gol, pero despejó Oviedo. Y a los 31, Chávez enganchó para el medio desde la izquierda y sacó un derechazo que se fue cerca del ángulo. Un minuto antes, Arruabarrena había mandado a la cancha a Emmanuel Gigliotti por Calleri.

Y cuando parecía que el partido se iba con el 0-0 y Boca se conformaba con viajar a Paraguay sin que le convirtieran en su cancha, apareció la diferencia. Primero lo tuvo Meli, pero se la despejaron al córner y de ese tiro de esquina llegó el gol. Iban 37 minutos, llegó el centro, pero en la segunda jugada Colazo tiró una pared con Forlín y tiró el centro atrás. Gigliotti primero pateó y la pelota le pegó en la dos piernas, insistió y esta vez el balón se desvió en Mareco y se metió. Explosión en La Boca y desahogo. Pareció gol en contra, pero el Puma se adjudicó el gol en el festejo.
Gol de Gigliotti a Cerro Porteño