Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El empate le cayó mejor al 'millo'
Tras el 0 a 0, River y Boca definirán el pase a la final de la Sudamericana en el Monumental. Se jugó con mucha fricción y hubo casi 40 faltas
20 de noviembre de 2014
Con exceso de fricciones y demasiada cautela de ambos equipos, Boca y River empataron sin goles en la Bombonera en el encuentro de ida de una de las semifinales de Copa Sudamericana.

Con pocas situaciones de gol, River pareció haberse llevado el mejor resultado de cara al desquite, aunque la serie esta abierta.

En uno de los espectáculos más esperados de los últimos tiempos, Boca y River se volvieron a ver las caras en una competición internacional.

Con el recuerdo del polémico festejo de Carlos Tevez en el Monumental por la Copa Libertadores y la hazaña conseguida a través de los penales.

Los protagonistas salieron al campo de juego para animar un duelo que paralizó al mundo futbolero.

La expectativa llegó a su fin cuando Silvio Trucco levantó el telón y los dueños de casa comenzaron a presionar a su adversario.

A través de la velocidad de César Meli y la potencia de Andrés Chávez, los de Rodolfo Arruabarrena llevaron a que el pleito se desarrolle cerca de Marcelo Barovero.

Una patada de Leonel Vangioni a Juan Manuel Martínez reflejó la impotencia y el desconcierto que atravesaba el conjunto del "Muñeco".

A medida que transcurrieron los minutos, los de la "Banda" se fueron amoldando a las circunstancias y consiguieron gestar su circuito ofensivo de la mejor manera.

El sacrificio de Carlos Sánchez, junto con la visión de Leonardo Pisculichi y las proyecciones de Ariel Rojas, fueron argumentos para amenazar la zona defendida por Agustín Orion.

A pesar de la tensión que se vivía en el Alberto J. Armando, River intentaba emparejar el cotejo apostando golpe por golpe.

De todos modos, la primera etapa se diluyó en roces físicos, patadas innecesarias, empujones e insultos.

Con pocas ocasiones de riesgo y mucho nerviosismo, el capítulo inicial entregó una mediocre producción futbolística.

River tuvo una actitud más protagónica en el segundo tiempo pero careció de peso ofensivo, mientras Boca tuvo una chance clara sobre el tiempo cumplido cuando Gago cabeceó en el área pero a las manos del siempre seguro Baraovero.