Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Asesinatos en robos subieron 33 por ciento
Son datos de la provincia de Buenos Aires. La inseguridad se profundiza ante la impotencia del Estado. Ya hubo 209 crímenes en lo que va del año. En 2013 hubo 157
6 de diciembre de 2014
La inseguridad no sólo no cede en la Argentina, sino que se profundiza a un ritmo que mete miedo.
La provincia de Buenos Aires es el ejemplo más claro de este flagelo en aumento.

Según un relevamiento realizado por Clarín, este año ya hubo 209 personas muertas durante asaltos en la Provincia, y el último caso ocurrió en las últimas horas cuando un vigilador salió a defender a una mujer que acababa de sufrir un robo y terminó asesinado a tiros en Moreno.

En 2013, pero a lo largo de los 12 meses completos, el número fatal había llegado a 157.
En 2012 las víctimas habían sido 146. Es decir, que los crímenes de la inseguridad crecieron un 33% en el último año y más de un 40% en relación a 2012.

Y aquí no se incluyen venganzas, ajustes de cuentas, riñas, casos de violencia de género ni hechos relacionados con el narcotráfico o de índole personal.

De los 209 asesinatos de 2014, en el Conurbano se registraron 160 y en el interior provincial, 49. La Matanza, el distrito más poblado, encabeza la trágica lista: allí mataron a por lo menos 35 personas en robos.

Para la ONG Familiares de Víctimas de la Inseguridad de San Justo, el número es aún mayor: trepa a 58 en lo que va de 2014.

Otros distritos con números alarmantes son Lanús (14), Lomas de Zamora (14), Florencio Varela (12), Quilmes (12) y Moreno (10). En el interior, Mar del Plata ya suma 14 homicidios en ocasión de robo, por delante de La Plata (10), el otro gran centro urbano donde el delito no cesa.

Las armas de fuego siguen siendo preponderantes en la mayoría de los episodios: de las 209 víctimas, 144 murieron baleadas (el 70 por ciento).

Otras 23 fueron acuchilladas. Y gran cantidad de gente que perdió la vida porque no soportó el mal momento, a causa de infartos: 18.

Edith León tiene 41 años. Era madre soltera. Su único hijo, Mariano (21), trabajaba en una peluquería de Caballito para solventar sus estudios de contador público.

El 18 de julio, ella estaba ayudándolo a preparar un examen en su casa de Ciudad Evita (La Matanza), cuando un ladrón entró por la ventana y le disparó. Su hijo agonizó tres días.

El martes pasado, la mujer pasó su primer cumpleaños sin Mariano. “Yo le prometí en el cajón que se iba a hacer justicia, pero hoy los delincuentes tienen más derechos que las víctimas. Ahora pueden trabajar en la cárcel y les pagan aguinaldo y vacaciones, pero yo a mi hijo no lo tengo más”, agrega. A su alrededor, otros vecinos de La Matanza sostienen que el partido “es tierra de nadie” y que “los patrulleros nuevos no existen”.