Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Brutal ataque a un conocido locutor
Se trata del ex animador de Disney Leonardo Greco. El episodio ocurrió mientras manejaba y le tiraron un adoquín. Tiene el rostro destrozado
11 de diciembre de 2014
"Me tiraron un cascote de hormigón con fierros retorcidos del tamaño de mi cabeza", narró el conductor Leonardo Greco, quien terminó con la cara destrozada luego de que le arrojaran un adoquín a su auto cuando manejaba por la Panamericana.

El periodista Fernando Prensa confirmó que el conductor sufrió una rotura de nariz, frente y huesos de la cara por el golpe.

Greco terminó con "una costura del pómulo hasta la frente, la boca y los ojos inflamados con una de las órbitas y nariz quebradas", dijo Prensa.

El ex animador de Disney fue atendido primero en el hospital Malvinas Argentinas y luego en el Alemán, y relató lo ocurrido: "Estaba en el auto yendo por la Panamericana cuando sentí un estruendo muy grande".

"Al principio no sabía que me había pasado porque no veía, pero después me di cuenta de que estaba ensangrentado, y vi que mi saco negro estaba manchado con sangre", agregó Greco.

"Por suerte justo pasó una ambulancia por el lugar y me asistió. Si no no sé como hubiera terminado. Estoy muy agradecido de que eso pasara y de la atención que recibí, y de que estoy vivo", dijo Greco.

El hombre se lamentó por el episodio y dijo: "Estaba todo para que me maten, pero no fue así. Me haré una cirugía, pero tuve mucha suerte. Si me parezco a un boxeador no pasa nada".

"Es una paradoja que en ese barrio, que tiene un hospital de lujo, la gente se divierta tirando piedras", lamentó Greco.

El conductor se quedó que algunos "se divierten tirando un cascote del tamaño de mi cabeza, con hierros retorcidos. Un escombro de hormigón que primero dio en el parabrisas y después en mi cara. Lo tiraron desde un puente porque ni un deportista olímpico podría lanzarlo".

"Ya no te tiran un tornillo, te tiran un cascote para ver cómo salís muriéndote como el señor Paladini (el suegro de Rocío Guirao Díaz). Tengo destrucción de tabique y algunas fisuras en la frente y en la concavidad ocular. Por suerte, no se me afectó la visión. Supongo que con el tiempo todo esto irá desapareciendo. Estos tipos son pocos, pero hacen mucho daño", explicó.