Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Carrascosa ya goza de libertad domiciliaria
El viudo de María Marta García Belsunce volvió a declararse inocente al retirarse del penal de Campana. Vivirá en un country de Escobar
5 de febrero de 2015
Carlos Carrascosa, condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa María Marta García Belsunce, abandonó pasadas las 17:30 el penal de Campana, tras el pago de la fianza de un millón de pesos y la autorización del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 6 de San Isidro, que lo benefició con el arresto domiciliario.

Según confirmó el abogado de Fernando Díaz Cantón, la elevada suma de dinero fue reunida este miércoles por un grupo de amigos y de familiares del viudo, y depositada en el Banco Provincia.

Tras ello, fue autorizado por la Justicia para abandonar el penal en el que cumple la condena por el crimen de su esposa desde el año 2009, cuando Casación Penal revisó el fallo y dictó la pena a perpetua.

El viudo, al momento de retirarse del penal, aseguró que se enteró por los medios del beneficio del que gozaría, además de reiterar que es inocente. Personal del Servicio Penitenciario bonaerense lo trasladó hasta su nuevo lugar de detención, la casa de su amigo Héctor Liñeiro, que vive en el country Centro Urbano Barrancas de Escobar (CUBE).

El último martes el TOC Nº 6 le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria con monitoreo a través de una tobillera, para que siga cumpliendo la condena. En diciembre pasado la defensa del viudo había solicitado la excarcelación argumentando problemas de salud, especialmente afecciones cardíacas; pero la Justicia no le hizo lugar a ese reclamo. Carrascosa cumplió 70 años el pasado 13 de diciembre y la ley prevé que el beneficio de la prisión domiciliaria se le otorgue a las personas a partir de esa edad.