Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Sin la Copa, en Boca se viene la sangría
No le queda torneo internacional por jugar. Se irían Daniel Osvaldo, el 'Burrito' Martínez, Jonathan Calleri, Marcelo Meli y Andrés Chávez. Preocupación
17 de mayo de 2015
El futuro del plantel de Boca es incierto tras la eliminación de la Copa Libertadores y sin objetivos a corta distancia.

Esto presagia una depuración y la partida de muchas de sus figuras.

El sábado el plantel se entrenó por la tarde en Casa Amarilla en un clima enrarecido.

Entre tristeza y distensión. Entre incredulidad y decepción.

Al cabo, el plantel no decidió la suerte de Boca en la Copa: quedaban 45 minutos por jugarse y eso es lo que más bronca les da. Por un lado, los referentes son conscientes de que perdieron su gran objetivo en el año; que dieron una mala imagen con su saludo a la barra: por el otro, que posiblemente después de junio algunos ya no estén en el club.

Daniel Osvaldo tenía firmado su vínculo con el club y concluía que se iba a quedar hasta agosto si Boca avanzaba más allá de los cuartos de final.

Ahora, el delantero tendrá que resolver su futuro antes.

Sin la Libertadores en el horizonte, habrá que ver si Carlos Tevez sigue con la idea de regresar al país. Y más: con el plantel más caro del fútbol argentino con sólo una competencia fuerte por delante, posiblemente haya más de una venta a mitad de año.

Marcelo Meli (Portugal), Jonathan Calleri (Italia) y Andrés Chávez (México) son los futbolistas por los que más clubes mostraron interés.

Si Boca seguía en la Copa se había hecho una promesa de no vender a nadie. Ahora todo eso cambió. También está juzgada la partida de Juan Manuel Martínez y mañana Andrés Cubas y Cristian Pavón viajarán con la Selección Sub 20 rumbo a la gira por Tahití previo al Mundial de Nueva Zelanda.

En el cuerpo técnico se abocaron a mentalizar a sus jugadores porque no pueden distraerse: el mensaje fue claro: hay que ser campeones en diciembre. Luego, se verá qué es de la vida de cada uno adentro del club.

En siete días, habrá un partido contra Aldosivi para mantenerse en la cima del torneo. Aunque eso hoy sólo parezca un agridulce premio consuelo.