Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El fútbol y una elección clave entre Tinelli y Segura
La AFA vota la futura conducción del fútbol argentino y busca diseñar el futuro tras la muerte de Grondona. Se enfrentan dos visiones sobre el deporte más popular de la Argentina
3 de diciembre de 2015
En una disputa con final abierto, Marcelo Tinelli y Luis Segura protagonizarán hoy un acontecimiento histórico en la AFA al competir en elecciones por el lugar que dejó el fallecido Julio Grondona, quien murió en julio de 2014 tras ejercer el control total en la entidad durante más de 35 años.

El voto de los 75 asambleistas en dos cuartos oscuros ubicados en el estadio de futsal del predio de Ezeiza marcará un hito en la historia de la AFA y del fútbol argentino, tras décadas en las que el poder se concentró en una sola persona.

Tinelli, que llegó a San Lorenzo empujado por su popularidad y éxito como conductor televisivo y empresario, fue uno de los responsables de recuperar institucionalmente al 'Ciclón' y llevarlo a la gloria con la conquista de la tan negada Copa Libertadores.

El actual vice tercero de la AFA asegura encarnar la necesidad de un cambio en la entidad y utilizó el reciente triunfo de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales para pedirle a los dirigentes que se sumen a la corriente de nuevos aires por la que optó la sociedad.

Por su parte, Segura, quien fue parte del círculo íntimo de Grondona y alternó buenas y malas en sus mandatos como presidente de Argentinos Juniors, intentó despegarse de los modos de conducir la AFA de su antecesor y propone cambios.

Con un escenario político nacional complejo después del final de doce años de conducción kirchnerista, el electo presidente deberá negociar nuevos parámetros en la relación que la AFA tiene con el Estado por Fútbol Para Todos, y allí subyace la necesidad de incrementar los ingresos a partir de publicidad privada.

El elegido tendrá la muy dura misión de transparentar las cuentas e intentar obtener mayores ingresos para una entidad que se jactaba de ser millonaria y ahora tiene un pasivo de varios cientos de millones.

Acaso la gran pelea de la nueva dirigencia será dar pasos fundamentales en el camino hacia un fútbol sin violencia, para que los estadios vuelvan a contar con hinchadas de los dos equipos y las barrabravas dejen de ser apañadas por directivos de clubes, de sindicatos o de la política.

La elección en la AFA se da once días después del balotaje que determinó que el opositor Mauricio Macri sea el nuevo presidente. AFA y el Estado Nacional son socios en torno a los derechos de televisación y necesitados uno de otro para solucionar el tema de la violencia en el fútbol.

Tinelli se reunión con Macri dos días antes del balotaje y luego con los futuros gobernantes de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Tinelli tuvo como principales laderos a lo largo de la campaña a Lammens, su amigo y titular de San Lorenzo, a Rodolfo D'Onofrio, de River, al titular de Banfield y al tesorero de la AFA, Eduardo Spinosa, mientras que Segura contó con el apoyo del presidente de Boca, Daniel Angelici, del de Independiente, el sindicalista Hugo Moyano, y de Daniel Tapia, cuñado del referente camionero.

Serán 75 los asambleistas y para ser electo el presidente deberá contar con la mitad más uno de los votos (38).

El nuevo presidente será elegido por el voto de los representantes de los 30 clubes de Primera, de 12 de la B Nacional, 10 de la B Metropolitana, 6 de la Primera C, 5 de la Primera D, 2 del torneo Federal A y 10 de ligas del interior nucleadas en el Consejo Federal.

El presidente electo asumirá el viernes y con él comenzará una nueva etapa histórica en el fútbol argentino. Sea con Tinelli o con Segura, la nueva dirigencia deberá tomar un camino diferente al que transitó en los últimos años, con clubes quebrados y ahora una AFA con deudas millonarias.