Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Triple Crimen: echan a la cúpula policial de Quilmes
Tras el fallido intento de atrapar a los prófugos del triple crimen, el gobierno de Vidal decidió reemplazarla por jefes provenientes de La Plata. Preocupación política y complicidades
3 de enero de 2016
Se va consolidando la sospecha de que existen fuertes complicidades políticas detrás de la increíble fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez, una causa que cruza intereses del narcotráfico con ex funcionarios.

Ante un escenario incierto, el gobierno de María Eugenia Vidal relevó a la cúpula de la Dirección Departamental de Investigación (DDI) de Quilmes.

Existe la sospecha de que los prófugos del Triple Crimen -los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci- cuentan con protección de efectivos policiales para no ser hallados. La misma red de complicidades les habría permitido fugarse del penal de General Alvear y, días después, balear sin miramientos a dos efectivos policiales.

El gobierno de María Eugenia Vidal puso a jefes de la DDI de La Plata en Quilmes, con Daniel Cantarini al mando.

Los nuevos responsables fueron elegidos por un comité de emergencia.

La medida se adoptó tras casi 40 allanamientos en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, el territorio donde se concentra la búsqueda de los prófugos más buscados del país.

El Gobierno bonaerense tenía en la mira a los responsables de la DDI de Quilmes por errores en los operativos de rastrillaje y posibles contactos de efectivos de la dependencia con gente vinculada a los prófugos, que así habrían recibido información clave para continuar la fuga que arrancó hace una semana en el penal de General Alvear. La DDI de Quilmes en noviembre quedó en medio de un escándalo porque de allí se robaron siete escopetas de grueso calibre.

Estaba a cargo del comisario mayor Roberto Di Rosa, quien respondía al superintendente de Investigaciones de la Policía de la Provincia, Néstor Adolfo Larrauri, hombre muy cercano al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y perteneciente al grupo de la Policía conocido en la jerga interna como "Los Quilmeños". Ritondo había arremetido contra el ex jefe de Gabinete de Cristina. "Creo que Aníbal Fernández está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes. Tiene que ver con muchas cosas que pasan en esa zona", denunció, tras soportar un papelón porque, a partir de informes policiales, anunció que los tres prófugos estaban cercados y sólo era cuestión de horas atraparlos.

"Tengo dudas sobre si no hay sectores policiales que comparten data con este tipo de mafias en esas zonas del Gran Buenos Aires", dijo Ritondo.

Fuerzas federales se sumaron a la cacería de los prófugos que están condenados a cadena perpetua por el Triple Crimen de la efedrina en General Rodríguez.