Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Atraparon a los Lanatta y a Schilacci
Los sicarios condenados por el triple crimen mantuvieron en vilo a la Argentina luego de una insólita fuga de un penal de alta seguridad. Al final, lograron detenerlos en Santa Fe
9 de enero de 2016
Se acabó una fuga de película y ahora arranca un caítulo a tratar de responder múltiples interrogantes que entrecruzan el oscuro mundo del narcotráfico con la política.

Después de 13 días de intensa búsqueda, los tres prófugos del crimen de General Rodríguez, los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schilacci, fueron atrapados en una zona de la provincia de Santa Fe tras sufrir un accidente en una camioneta y ser acorralados por los efectivos policiales.

Los asesinos condenados por el triple crimen fueron capturados en tres tiempos: primero cayó Martín Lanatta, quien había quedado herido por el siniestro vial.

Terminó apresado en cercanías de esa localidad santafesina del departamento de Garay, a 80 kilómetros al norte de la capital provincial.

Más tarde se produjo la detención de Cristian Lanatta, quien ya se había separado de sus cómplices y fue encontrado en el paraje "Las Cuatro Bocas" capturado por un comando integrado por miembros del GEOF, TOE y la Gendarmería, con apoyo de guardia rural Los Pumas, de la Policía de Santa Fe.

Minutos después, Víctor Schillaci fue el último en ser alcanzado por las autoridades.

La detención de Martín Lanatta se produjo luego del vuelco de una camioneta Amarok en una cuneta de la ruta 1. El vehículo estaba ploteado y tenía inscripciones falsas de la Gendarmería Nacional. Todo indica que el ahora hombre recapturado sufrió las heridas a raíz de ese accidente que se produjo a las 3:30 a la altura de la localidad de Campo Medio.

Tras el siniestro vial, que se produjo en el marco de una persecución policial, los tres delincuentes incursionaron por las zonas rurales y llegaron a una casa de la zona, donde robaron otra camioneta.

En medio del escape, los sicarios se toparon con caminos inundados por la crecida del río Paraná en esa zona de Santa Fe y "dejaron la camioneta encajada", contó Viviana Busti, secretaria de gobierno de Cayastá.

Fue entonces que cada uno siguió con la huida a pie y ese fue el comienzo del fin. A esa altura, los cayastaceros habían alertado a las autoridades por la presencia de los criminales.

En sus últimas horas en libertad, los Lanatta y Víctor Schillaci circulaban con una camioneta que le robaron a un ingeniero agrónomo de 31 años, a quien abordaron en la zona rural de San Carlos. El hombre fue encontrado maniatado en su casa del macrocentro de la capital santafesina y denunció que estuvo secuestrado allí durante dos días por los sicarios.

Los prófugos habían sido divisados en Santa Fe hacía varios días. El miércoles pasado tuvieron dos enfrentamientos con efectivos de gendarmería, en los cuales dos agentes terminaron heridos, uno de ellos de gravedad. Fue la segunda balacera tras el escape del penal de General Alvear ya que primero ocurrió en la localidad bonaerense de Ranchos.

El trío de sicarios se fugó de prisión el pasado domingo 27 y está condenado a cadena perpetua, acusados de ser los autores materiales del triple crimen de General Rodríguez.

A raíz de la fuga, la gobernadora María Eugenia Vidal inició una purga entre las autoridades policiales bonaerense, con despidos en el Servicio Penitenciario y el desplazamiento de la cúpula de la departamental de investigaciones de la Policía Bonaerense de la localidad de Quilmes, entre otras medidas.