Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Derribarán aviones sospechados de narco
Lo autorizó por decreto el presidente Macri, al declarar la emergencia en seguridad. Las Fuerzas Armadas podrán actuar contra "naves hostiles"
20 de enero de 2016
La Argentina sumó una herramienta potente y polémica contra el narcotráfico, ya que el presidente Mauricio Macri firmó un decreto que incluye nuevas reglas de "protección aeroespacial".

Esas nuevas disposiciones en el marco de la declaración de la Emergencia de Seguridad Pública autoriza a las Fuerzas Armadas a derribar "naves hostiles" tras cumplir un protocolo determinado, algo que el kirchnerismo se negó a encarar en sus régimen de 12 años y medio.

Los Kirchner siempre negaron el avance del narcotráfico, y algunos de sus dirigentes hasta impulsaron la legalización de la marihuana, en medio de una mirada complaciente ante el avance narco que incluyó el escándalo por la sospecha de que campañas políticas habían sido financiadas con dinero poco claro, vinculado con la causa de la efedrina.
El decreto de Macri incluye “Reglas de Protección Aeroespacial” que autorizan a las Fuerzas Armadas a derribar “naves hostiles”, luego de una serie de pasos para “identificar, advertir, e intimidar”, de acuerdo con un protocolo.

“Estamos haciendo pública una política de Estado contra el delito complejo, el narcotráfico, el lavado de activos, el contrabando de armas, la trata de personas, con un fuerte control del espacio aéreo y todas las fronteras”, sostuvo Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, y mostró confianza en que adherirán todas las provincias.

La funcionaria que tendrá a su cargo la implementación de la Emergencia, en la que también intervendrán las carteras de Defensa, Transporte y Comunicaciones, defendió la autorización para el derribo de aviones entre las medidas para proteger el espacio aéreo: “El año pasado el centro de monitoreo de la Fuerza Aérea detectó 400 vuelos no identificados que no pudieron ser perseguidos. Tomamos las reglas que se instrumentaron nueve veces en los últimos diez años, y levantamos su carácter secreto”, aseguró al cuestionar nueve decretos firmados por Néstor y Cristina Kirchner entre 2005 y 2014, con vigencia acotada a un tiempo determinado y por lo general a pedido de otros gobiernos, con motivo de visitas de mandatarios extranjeros.

El Ejecutivo prepara un proyecto para enviar al Congreso a partir de marzo, durante el período de sesiones ordinarias, aunque la autorización estará vigente de inmediato.

El Gobierno informó oficialmente que “serán declaradas hostiles” las naves con “entidad suficiente para perturbar, poner en riesgo o causar un daño” en el territorio nacional.

La llamada ley de derribo fue una de las propuestas del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, durante la campaña, una iniciativa cuestionada por violar las garantías procesales y el derecho a la defensa.

Otra cuestión que generará controversias, pedida por algunos sectores y criticada por otros, será la “entrada del Estado a los barrios dominados por el narcotráfico”, indicó un funcionario interiorizado en ese objetivo que, según adelantó, estará coordinado por el “Gabinete de Seguridad Humana”, se pondrá en marcha con “asistentes sociales y policías de prevención, para contener” y arrancará por Rosario, Córdoba, Capital y distintos puntos de Buenos Aires.

El decreto considera como delito complejo y crimen organizado la producción, el tráfico y la comercialización de drogas, el contrabando de armas, el terrorismo, las asociaciones ilícitas para “cometer delitos por fines políticos o raciales”, el fraude contra la Administración Pública, la prostitución de menores, la trata de personas y la extorsión, entre otros.

Crea el “Operativo Fronteras” en reemplazo del “Escudo Norte”, faculta a Marcos Peña -jefe de Gabinete- a modificar partidas presupuestarias para la compra del “material necesario” para vigilar fronteras, la hidrovía, los puertos y otros gastos y autoriza al Ministerio de Seguridad a convocar personal retirado de las cuatro fuerzas federales, con excepción de condenados por delitos de lesa humanidad, procesados o retirados por razones disciplinarias.