Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Trataron de matar a Leo Fariña en penal de Ezeiza
Dicen que un recluso lo apuñaló por problemas de dinero. El exmarido de Karina Jelinek está detenido desde 2014 por evasión y fue señalado en su momento como testaferro
28 de enero de 2016
Otra vez quisieron matar en la cárcela a Leonardo Fariña, sindicado como presunto testaferro del empresario kirchnerista Lázaro Báez.

Fue en el penal de Ezeiza y habría sido por problemas de dinero

El hecho ocurrió n la unidad penitenciaria cuando un recluso atentó contra la vida de Leonardo Fariña por problemas de dinero, según trascendió.

Fariña se encuentra detenido desde 2014 por evasión.

Fariña, ex marido de Karina Jelinek, ya había sufrido una feroz golpiza en el penal de Ezeiza.

En septiembre de 2014, a seis meses de su arribo a la cárcel, recibió una golpiza por parte de los compañeros con los que comparte el pabellón.

Fariña está sospechado de ser el presunto testaferro del empresario kirchnerista Lázaro Báez.

Nacido en 1986, proviene de una familia de clase media de la capital bonaerense.

Meses después de la boda con Jelinek, la AFIP denunció a Fariña por presunto enriquecimiento ilícito.

Por entonces figuraban a su nombre un Audi coupé TT, valuado en U$S 200.000, un BMW X6 (U$S 444.000), un Audi R8 (U$S 280.000 dólares), una Ferrari 430, (US$ 400.000), un BMW M3, (U$S 125.000) y un M6 (U$S 150.000), entre otros bienes.

No tenía cuentas bancarias ni tarjetas de crédito a su nombre y su único ingreso en el momento era como empleado de la compañía Real Estate Investment Fiduciaria S.A. un trabajo que había conseguido el mes anterior y que le pagaba un sueldo de apenas 6.413 pesos mensuales.

También figuraba como socio y director suplente de la empresa Andrómeda Corporate, que se constituyó en noviembre del año pasado pero no posee actividad comercial.

Antes de saltar a la fama, Fariña fue empleado de Carlos Molinari, un empresario kirchnerista que a su vez fue precandidato a vicegobernador bonaerense acompañando a Mario Ishii.

"Fue empleado de la empresa. Luego tuvo su aparición mediática, lo que de alguna manera hizo que oportunamente dejara la empresa. Entró en abril y en agosto de 2011 dejó de trabajar. Estuvo muy poquito tiempo. No lo puedo analizar como empleado porque no es el área que me corresponde", indicó Molinari.

El lobbysta, además, solía guardar su vasta colección de automóviles en las cocheras de su socio, Federico Elaskar, en Madero Center, el mismo edificio de Puerto Madero donde la presidenta Cristina Fernández posee dos departamentos.

Elaskar es uno de los hombres claves del caso: es dueño de la financiera SGI, a través de la cual se habrían transferido los 55 millones de euros que Báez y Fariña fugaron hacia el exterior.

Fariña fue denunciado por supuestos vínculos con Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), la hoy desaparecida agrupación de barrabravas que se unieron para el Mundial de Sudáfrica 2010.

La denuncia, presentada por Jorge Adolfo Tort, señala al empresario como titular de la cuenta bancaria que los barras utilizaron para recaudar los fondos del viaje.