Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
River arrancó con una goleada el torneo
Liquidó 5 a 1 a Quilmes en su debut en el torneo de Primer División. El equipo de Gallardo fue implacable y no dejó margen para la reacción a los del sur
8 de febrero de 2016
River Plate demolió en el debut en el torneo de Primera División 2016 al golear a Quilmes por 5 a 1, en el Monumental.

River se impuso con los goles de Rodrigo Mora, de penal, a los 22 minutos, y Gonzalo Martínez, a los 45, ambos en la etapa inicial, y en el complemento aumentaron el propio "Pity", a los 7, y el uruguayo, a los 15, y Lucas Alario, a los 27.

Quilmes -que había empatado transitoriamente a través de Sebastián Romero a los 30 del inicio- terminó con diez hombres por la expulsión del mediocampista Rodrigo Braña, por roja directa, a los 12 minutos del complemento.

River trató de ser el controlador del balón, para así manejar mejor las acciones de cara al área rival, pero debió primero solucionar un problema como fue la salida de Eder Alvarez

Una jugada individual de Lucas Alario terminó en un ingenuo penal de la defensa quilmeña, y si bien en un primer momento Walter Benítez le atajó el remate a Mora, el árbitro sancionó adelantamiento. En la segunda ejecución el uruguayo no falló y decretó el 1 a 0 parcial, una ventaja algo elevada para lo que había ofrecido River hasta ese momento.

El equipo de Gallardo tuvo dos opciones, primero con un remate de Martínez que controló Benítez y luego con un disparo alto de Alario.

En la única acción de ataque de Quilmes, Elizari combinó con Rescaldani y el remate del delantero pegó en un defensor y el balón le quedó a Romero, quien doblegó a Barovero para el empate 1 a 1.

Ese fue el momento de mejor funcionamiento para la visita, sobre todo por el buen trabajo de Braña y Romero, además de la capacidad de Rescaldani para crearse los espacios.

Sobre el final Quilmes casi aumenta, pero Barovero tapó un fuerte remate de Bontempo, y casi en simultáneo la respuesta llegó con un tremendo zapatazo de "Pity" Martínez que dejó sin chances a Benítez.