Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Crimen de las turistas: un detenido confesó
Hay dos hombres presos por los asesinatos de las argentinas en Ecuador. Uno confesó, dijo el gobierno. Las chicas fueron asesinadas a golpes y las dejaron en la playa
29 de febrero de 2016
El gobierno de Ecuador informó la detención de dos personas implicadas en el asesinato de las jóvenes argentinas en Montañita y un fiscal dijo que uno de los detenidos confesó los crímenes.

Por el hecho hay dos ecuatorianos de unos 30 años, a quienes, según el gobierno de Ecuador, las chicas les habrían pedido hospedaje.

El fiscal de la ciudad ecuatoriana de Santa Elena, que investiga el crimen de las turistas argentinas, Eduardo Gallardo Rodas, dijo que uno de los dos detenidos confesó el crimen de las argentinas.

"En la versión de uno de los sujetos prácticamente está detallando cómo perpetró este hecho macabro. Él cuenta cómo perpetró este hecho y también lo inmiscuye al otro sujeto que también se encuentra ya detenido. El otro sujeto no lo acepta, pero nos basamos en la versión del que detalla que fueron los dos los que perpetraron este asesinato", dijo en dialogó con Radio La Red.

El fiscal dio detalles sobre cómo podría haber sucedido el doble asesinato. Uno de los detenidos confesó que "las señoritas le habrían manifestado que no tenían dinero para hospedarse en un hotel. Entonces él se habría puesto en contacto con un amigo y éste le habría solicitado que les diera posada en su casa, ya que él vive solo".

Este hombre habría dicho que se encontraba alcoholizado, lo mismo que su amigo. Y también añadio que el acusado dijo que las chicas "no habían estado tomando". El fiscal contó que según la confesión, el acusado dijo que se dirigió a la habitación con una de las chicas y habría intentado tocarla, a lo que la joven se habría negado.

"Entonces manifiesta que tomó un palo y le propinó un golpe en la cabeza. La muchacha con ese golpe ya habría fallecido, habría empezado a sangrar", afirmó el fical.

Y luego "se habría dirigido al otro dormitorio, donde estaba su amigo y habría visto a la otra muchacha aún con vida, pero también sangrando, con una puñalada a la altura del cuello".

Se estima que fueron asesinadas en la madrugada del 23 de febrero.

"El amigo procede a salir de la casa y este sujeto se queda asustado, manifiesta que no sabía qué hacer. Después sale a buscar al amigo para ver lo qué hacían. El amigo le habría dicho que haga lo que quiera. Él regresa a la casa, coge unas puntas y cintas de embalaje. Procede a dejarlas cerca de la playa, donde se encontraron los cadáveres de las muchachas", explicó Gallardo Rodas.

El fiscal aclaró que la confesión no sirve como prueba: "Es obligación de la fiscalía obtener los elementos convincentes. Sí nos sirvió para tener los argumentos para solicitar la respectiva boleta con fines investigativos. De esta manera ya están detenidos y nos permitirá seguir investigando. Pero el solo hecho de que el ciudadano haya manifestado que él dio muerte a las chicas con su amigo, no sirve", explicó Gallardo Rodas.

Agregó que este hombre en primera instancia fue a dar su versión como testigo, pero que terminó confesando el homicidio. En caso de confirmarse que estos dos sujetos son culpables, las leyes ecuatorianas establecen una pena de 22 a 26 años de cárcel.

El funcionario Informó que durante un operativo realizado el domingo se allanó una vivienda donde se encontraron pertenencias de las mendocinas, además de guantes manchados con sangre.

Gladys, madre de María José Coni, dijo estar "segura que los detenidos no son los autores, y se los muestra para cerrar el caso".

Lo último que se supo de ellas fue que el lunes 22 de febrero, cuando desaparecieron: habían participado de una fiesta de despedida con extranjeros que conocieron en el hostel donde se hospedaban y que dejaban para emprender la vuelta a casa.