Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
¿Pérez Corradi sobornó a agentes de Interpol?
Lo aseguró su esposa paraguaya. Dijo que lo hallaron hace un año pero pagó un soborno de 200 mil dólares. Ella había dicho no saber quién era el hombre con el que vivió 4 años
25 de junio de 2016
La detención de Ibar Pérez Corradi sigue arrojando dudas.

El diario paraguayo ABC Color publicó una nota sobre un supuesto audio grabado después de la captura de Pérez Corradi, en Foz de Iguazú, el domingo último, que confirma que el criminal más buscado de Argentina vivía en Paraguay "con protección de la mafia árabe de Ciudad del Este y con cobertura permanente de la propia Policía Nacional".

En la grabación la pareja de Pérez Corradi, María Gladys Delgado Brítez, relata que el sospechado de ser el autor material del Triple Crimen de General Rodríguez ingresó a Paraguay en marzo de 2012 y que ambos se conocieron en agosto de este año.

El presunto traficante de efedrina habría vivido los primeros meses de su estadía en Paraguay en el exclusivo condominio Paraná Country Club, en Hernandarias, en la mansión de “su jefe”, un empresario árabe ya identificado por los organismos de seguridad.

“Nunca me contaba todo. Sentía como que había algo raro. En octubre o noviembre (de 2012) me llevó al country. Solo me llevaba viernes y sábados, hasta que yo me embaracé de mi nena (que ahora tiene cuatro años) y ahí me dijo que vamos a vivir juntos”, relata Delgado Brítez, según lo publicado por el medio.

“Vivimos en (el barrio) San José (de Ciudad del Este). Ahí vivimos un año”, cuenta, aclarando que fueron tiempos muy duros.

Delgado Brítez señala que en 2013 la pareja decidió mudarse a un departamento en la ciudad fronteriza.

"Buscamos un departamento y encontramos en el centro (de Ciudad del Este) y me parecía mejor. Vivimos casi dos años en ese departamento, frente a la Escuela Guasu, y luego salimos de ahí porque la Policía le dijo que tenía que volar de ahí. Yo no me quería mudar”, añade.

Uno de los supuestos protectores del argentino es un suboficial de nombre Derlis Mallorquín quien, según cuenta María Gladys, “es pariente de mi mamá”. "Este agente prestaba servicios, irónicamente, en la oficina regional de la división Antimafia de la Policía paraguaya, que depende del departamento de Inteligencia y, a su vez, de la subcomandancia", señala el periódico paraguayo.

En el audio al que refiere el medio, la mujer de Pérez Corradi relata cómo su pareja sobornó los oficiales que lo apresaron en Ciudad a mediados del año pasado.

“Nos fuimos al psicólogo, me llevó al (sanatorio) Medicost. Después aparece un auto blanco, detrás de mi auto. Paran y me dicen: Policía, tenemos que verificar el auto, y le llevaron. Entre 10 por ahí le llevaron”, señala.

Cuando le agarraron, arreglaron ellos. Yo ni siquiera entré al arreglo. Me dijeron salí nomás vos afuera, señora. Ahí en Interpol, en la división del Área 4. Mi marido me prestó el teléfono y me dice hablá con fulano (por un árabe). Hablé y le dije mi marido quiere que le pases la plata, porque le agarraron.

El tipo vino, me dio la plata (200.000 dólares). Yo les entregué la plata (a los policías), 100.000 dólares, porque 150.000 dólares luego me dijeron. Yo me quedé con 100.000 dólares en casa”, publica el diario paraguayo sobre las revelaciones de Delgado Britez.

Los policías habrían vuelto a exigirle dinero. "Tres a cuatro días después, volvieron otros policías y empezaron a buscarle por la calle. Eran los de Interpol, eran como 10 por ahí. Yo tengo una grabación de cuando fue el arreglo. Y de eso lo que ellos tienen miedo, que yo presente esa grabación. Porque se van a cagar toditos”, relata la mujer. La mujer señalaría cómo los policías paraguayos habrían provisto a Pérez Corradi de documentación falsa. “Ellos le ofrecieron el documento a él. La gente de Interpol. Por 20.000 dólares, la cédula. Y el pasaporte ya fue regalo. Andá nomás ya a reclamar, le dijeron, y nos fuimos (a Identificaciones).

Al conocerse la noticia, el jefe de Interpol Paraguay Luis Arias ordenó la apertura de un sumario administrativo a fin de deslindar responsabilidades. Pérez Corradi vivió en Paraguay cuatro años, hasta que hace siete meses se mudó a Foz de Iguazú, Brasil, donde fue detenido.