Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Fiscal de Tucumán aseguró que el cura Viroche no se suicidó
Gustavo Gómez desestimó esa posibilidad y dijo que el sacerdote “era un hombre comprometido con la vida” y había pedido traslado al Arzobispado
5 de octubre de 2016
El cura Juan Viroche apareció esta mañana ahorcado en la sacristía de la iglesia Sagrado Corazón de la localidad tucumana de Ingenio La Florida. El religioso se caracterizó por denunciar el avance del narcotráfico en repetidas oportunidades, por lo que se cree que su muerte está vinculada a su lucha.

En ese sentido se refirió el fiscal general de Tucumán, Gustavo Gómez, quien descartó la hipótesis del suicidio a pesar de que la investigación aún se lleva a cabo y los resultados de la autopsia se desconocen. "Yo descarto el suicidio. La personalidad del cura no daba para una situación así. Es un hombre que ha luchado por la vida. Era un hombre comprometido con la vida", expresó el funcionario judicial.

Dijo que "esto se hubiera podido haber evitado si se atendían todos sus temores" y que en repetidas oportunidades le solicitó al Arzobispado que los trasladaran de esa parroquia. Él lo había pedido porque lo amenazaron. Incluso, había hablado con varios compañeros de que quería ser trasladado", agregó. "Se habían comprometido a tomar nota de su reclamo y al final no lo consiguió", lamentó.

El cuerpo del cura de 46 años apareció en su dormitorio y, de acuerdo con las primeras versiones, estaban sus pertenencias desparramadas por el piso. Según los investigadores, los restos no tenían signos de violencia, al igual que los accesos a su casa, que tampoco fueron forzados. Sin embargo, esta información fue puesta en duda por el propio fiscal Gómez.

Según dijo, al parecer la víctima fue torturada antes de ser ahorcada. Trascendió que Viroche fue violentamente golpeado en las costillas. Esto reforzaría la hipótesis de que fue asesinado. "Pensar en un suicidio me parece inconcebible", expresó. De igual forma, el funcionario judicial aprovechó para dar cuenta del fuerte avance del narcotráfico en toda la provincia. Dijo que hay connivencia entre la clase política, la Justicia, la policía y los narcos.

Sostuvo que la zona donde estaba el cura es muy conflictiva y que allí reinan el narcomenudeo y la trata de personas. "Tucumán es una provincia donde la política está involucrada con el narcotráfico", agregó. "De 400 causas penales que entran en materia de drogas, menos del 10% llegan a un juicio oral y público", se quejó.

Por lo pronto, la Justicia ordenó que el cuerpo del fallecido sea sometido a una autopsia para establecer la causa de su muerte. En los últimos años, el religioso se encargó de denunciar la criminalidad en las localidades del interior de la provincia. Vecinos señalaron que el sacerdote les había comentado su intención de alejarse de Ingenio La Florida, por las amenazas que habría recibido.

La muerte provocó estupor y conmoción entre los vecinos de la zona donde el religioso desarrollaba su ministerio. Luis Viroche, un primo de la víctima, dijo que "era un excelente sacerdote, comprometido con la comunidad". "Era un buen párroco que siempre luchó por la gente humilde", sostuvo. Al igual que el fiscal, no cree en la teoría del suicidio. "Dudo que se haya puesto la soga al cuello. Él tenía mucho para vivir. Estoy conmovido y dolorido. Él era una persona sensible", sentenció.