Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Piden el sobreseimiento del chico de 13 años que mató a un ladrón
El fiscal de Moreno Pedro Marchetti consideró que “no se trata de un caso de justicia por mano propia” y que "actuó en legítima defensa" cuando ingresaron a robar a su casa
27 de octubre de 2016
El fiscal interviniente Pedro Marchetti consideró que el niño de 13 años que mató a un delincuente durante una entradera que sufrió en su casa de Francisco Álvarez, partido de Moreno, actuó de ese modo para defenderse, a partir de lo investigado hasta el momento.

"El menor, como cualquier otra persona, se ha visto en una situación inesperada y ha reaccionado de esa manera: hay una total situación de legítima defensa, no de justicia por mano propia", destacó el titular del Fuero Penal Juvenil de Moreno.

Por el momento, explicó, la fiscalía ha dispuesto custodiar a la familia del menor y, además, se les ha ofrecido un programa destinado a la contención psicológica. Estas medidas se prolongarán durante el tiempo que sea necesario, aseguró el fiscal en diálogo con Luis Novaresio en La Red.

Según informó, el próximo paso de la investigación es la realización de pericias como la autopsia, el cotejo de balas y estudios de barrido electrónico. Esas pruebas, sostuvo Marchetti, abonarían la hipótesis que maneja la fiscalía. "Una vez que esto esté certificado, se va a solicitar el sobreseimiento contemplado en la ley de menores", completó.

El fiscal contó, además, que el padre del menor le manifestó que su hijo "está un poco angustiado", algo que consideró "razonable porque ha pasado por una situación muy fuerte".

Según se informó este martes, el grupo de seis delincuentes ingresó a la casa familiar durante la noche del lunes. El menor estaba en su dormitorio y observó que su madre, María Laura Leguizamón, era metida a los empujones hacia el interior de la casa por los asaltantes. En el medio quedó también su hermano menor, un nene de apenas 11 años. Los delincuentes estaban armados con ametralladoras, chalecos antibalas y reclamando la entrega de dinero en efectivo.

Al ver que la banda los amenazaba, el adolescente tomó un arma de fuego que su padre guardaba en su dormitorio y enfrentó a los delincuentes a los tiros. Le dio dos balazos en una de las axilas a uno de los ladrones, quien cayó muerto en el patio de la propiedad. A su vez, uno de los asaltantes disparó, la bala rebotó y lastimó el cuero cabelludo del menor de los hermanos. Segundos después, el resto de la banda escapó del lugar sin concretar el robo.

Marcelo Salinas, padre del chico, contó que al ver el maltrato a su madre y hermano más chico, el adolescente agarró eñ arma "tiró y le pegó". "Ahora no te puedo explicar cómo está. Llora, no puede dormir", agregó. El padre del chico contó que su otro hijo recibió un impacto de bala en la cabeza. "Está bien, los ladrones tiraron, la bala reboto y le pegó. Tiene un corte en el cuero cabelludo", detalló.

Consultado sobre el arma, Salinas dijo que es suya, "legal, registrada". También dijo que se siente "muy mal" por "esta gente" y por su hijo. Según el informante policial, seis ladrones irrumpieron en la vivienda, pero cinco lograron escapar luego de que el adolescente tomara el arma y disparara.