Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Operativo sorpresa para extraditar a un capo narco
Se trata de "Mi Sangre", quien fue enviado durante la madrugada a Estados Unidos en un espectacular operativo de seguridad con cientos de efectivos
17 de noviembre de 2016
Jesús López Londoño, el capo narco apodado "Mi Sangre", fue extraditado a Estados Unidos en un sorpresivo y espectacular operativo de seguridad.

Fue trasladado desde el pabellón 6 de la cárcel de Ezeiza al avión privado que lo trasladó.

La sorpresa también se la llevaron sus abogados. Nadie de su entorno sabía de la extradición. El pabellón tenía un sector destinado exclusivamente para él. Era vigilado las 24 horas con cámaras de seguridad, incluso cuando iba al baño. Las medidas se reforzaron luego de que hace dos meses se encontrara en su celda un iPhone y un modem con conexión a Internet. El peligro de fuga era latente.

Cerca de las 6.30, López Londoño se subió a un helicóptero que lo trasladó el puñado de metros que separan el penal con la parte trasera del aeropuerto internacional de Ezeiza.

En el movimiento, coordinado por el Ministerio de Seguridad e Interpol, intervinieron también la Superintendencia de Drogas Peligrosas, el GEOF, el Escuadrón Aéreo y la PSA. Además, el Servicio Penitenciario Federal dispuso unos 200 efectivos.

Al arribar al aeropuerto, el detenido fue entregado a los responsables de la embajada de Estados Unidos y la DEA, que lo escoltan en el vuelo.

Fue la propia embajada la que alquiló un vuelo privado para trasladar al supuesto capo narco hasta los Estados Unidos, donde será juzgado por narcotráfico. El avión despegó a las 7.20 con López Londoño esposado de pies y manos. Por pedido expreso de las autoridades norteamericanas, no se le permitió abordar con ningún efecto personal.

Antes de embarcar le quitaron el chaleco antibalas y el casco con el que había salido de la cárcel y quedó apenas con un jean, una camisa, una campera y zapatos sin sus cordones.

Anillos, cadenas, un cinturón y el resto de sus pertenencias serán entregados a la esposa y al hermano de "Mi Sangre" en las próximas horas.