Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por una campaña y la economía, hubo menos pirotecnia en Navidad
La gente atendió el reclamo para que haya menos ruido, que perjudica a personas que padecen autismo y abuelos. También influyeron los bolsillos flacos. Se priorizaron otros gastos
25 de diciembre de 2016
Los festejos de la Navidad llegaron con menos ruido, tras la campaña a favor de las personas con autismo, que sufren mucho con esos terribles sonidos, y los abuelos. Ahora sólo queda esperar lo que ocurrirá a Fin de año, cuando suelen incrementarse en el uso de pirotecnia.

También caló hondo el antiguo pedido para no enloquecer a los animales, sobre todo a los perros.

El impacto de los precios también parece haber jugado su rol en un año que fue de bolsillos flacos para los argentinos.

En Capital, la cifra de atendidos por quemaduras bajó a la mitad. Pero llamativamente hubo más lesiones oculares en el Santa Lucía.

En Santa Fe, un empresario murió al estallarle un artefacto de fuegos artificiales.

En todo el país se registraron unos 180 heridos en los festejos de la Nochebuena, contra 200 del año pasado.
En la Capital y en la provincia de Buenos Aires disminuyeron a la mitad la cantidad de heridos por quemaduras. Sin embargo, en la Ciudad subió la cifra de personas con lesiones en los ojos y se registraron algunos casos muy graves.

Un total de 84 personas fueron asistidas en los hospitales de quemados y oftalmológicos de la Ciudad. En el Santa Lucía atendieron a 27 personas y durante la tarde la cifra trepó a 63.

“Este número supera a los 56 que tuvimos el año pasado y se agregaron 4 pacientes con lesiones por corchos que no habíamos tenido a la mañana”, dijo Nora Carballal, jefa de guardia del hospital.

Los médicos del Hospital de Quemados dijeron que en ese centro asistencial los casos disminuyeron a poco más de la mitad: atendieron a 19 personas, contra los 40 del año pasado. Entre los casos muy graves figuran un adolescente de 14 años que sufrió quemaduras en el 35% de su cuerpo, en cuello, tórax y manos.

El jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Lagleyze, Guillermo Gómez, informó que “allí hubo en total 11 casos, dos graves: una mujer de 25 años y un chico de 9, que fue derivado al Hospital Gutiérrez. La mujer recibió el impacto de la pirotecnia “cuando subía a la terraza y el nene resultó afectado por una cañita voladora que puso adentro de una botella y al volcar impactó en la vista”. Ambos tendrían “un posible estallido de los globos oculares”.

La primera y única víctima fatal por el mal uso de la pirotecnia en Navidad se registró en Santo Tomé, en Santa Fe. Un hombre de 53 años, identificado como Daniel Basgall, perdió la vida al estallarle en la cara un manojo de fuegos artificiales, más conocido como una “torta”. La víctima, que manejaba una cadena de pinturerías, estaba festejando con su familia en la calle, prendió un petardo y se retiró para esperar su detonación pero, al demorarse, se aproximó para revisarlo y le explotó en la cara.

Otras 33 personas se atendieron por distintos motivos vinculados a los festejos en territorio bonaerense y no hubo heridos de gravedad. Del total, sólo 13 fueron por pirotecnia, según señala un sondeo del ministerio de Salud bonaerenserealizado ayer a la mañana en hospitales del conurbano y el interior. El informe reveló que los mayores heridos fueron por quemaduras, lesiones oculares y accidentes de tránsito. “Esta Navidad podemos celebrar que no tuvimos que lamentar muertes ni heridos graves por pirotecnia. Estamos avanzando en generar mayor conciencia en las fiestas para que la felicidad no termine en tragedia”, afirmó el ministro de Salud, Alejandro Collia.

El año pasado, el relevamiento realizado por la dirección provincial de Emergencias registró que ingresaron 27 heridos por pirotecnia en las guardias de los hospitales provinciales. Es decir, casi 50 por ciento más que este año.

Los heridos fueron: 13 personas atendidas por quemaduras leves y lesiones por pirotecnia; 7 por accidentes de tránsito; 7 por lesiones oculares (corchazos durante los festejos); 1 herido de bala y 5 heridos por arma blanca. Cuatro de los heridos fueron menores de edad: todos por pirotecnia.

Luis Crovetto, director provincial de Medicina Preventiva, dijo que estas cifras muestran que “en los últimos años la población ha ido tomando conciencia del peligro que tiene el uso de la pirotecnia”.