Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Sobreseyeron al asesino de dos chicas de La Boca
Una jueza declaró inimputable al veterinario que apuñaló a Natalia Grenbenshicova (15) y Nuria Couto (18) en un parque del barrio porteño
28 de diciembre de 2016
El barrio de La Boca se conmocionó en octubre cuando Natalia Grenbenshicova (15) y Nuria Couto (18) fueron apuñaladas en el parque Irala. Tras semanas de agonía, ambas murieron. Ahora, el asesino fue declarado inimputable y sobreseído. Es Mariano Alejandro Bonetto (27), un médico veterinario con problemas mentales de la ciudad cordobesa de Laborde.

El fallo, firmado el 14 de diciembre por la jueza de instrucción Wilma López, resuelve "declarar inimputable" a Bonetto "de conformidad con lo normado en el art. 34 inc. 1° del Código Penal de la Nación", donde dice que no es punible (merecedor de castigo) el que no haya podido en el momento del hecho, ya sea por insuficiencia de sus facultades, por alteraciones morbosas de las mismas o por su estado de inconsciencia, error o ignorancia de hecho no imputable, comprender la criminalidad del acto o dirigir sus acciones.

También, el fallo impone "como medida de seguridad" su internación durante 25 años en el sector del programa de salud mental de la cárcel de Ezeiza, "debiendo ser sometido a un tratamiento adecuado". Además, ordena "el control periódico jurisdiccional de frecuencia semestral, previa evaluación de una junta médica" y la realización "de los estudios sugeridos por los forenses y evaluaciones neurológicas para determinar el protocolo a seguir que será tanto farmacológico como social, psico-educativo y psico-terapéutico".

La madre de Natalia, Anna Rodionova, compartió con el diario Clarín, una carta donde dice sentirse "destruida, insultada, aplastada por esta decisión". Señala que la causa se resolvió en 20 días, mientras que "ni un accidente de tránsito se resuelve tan rápido". Agrega que la jueza "hizo su declaración sólo a base de las pericias psiquiátricas y psicológicas, o sea a base de las palabras del mismo asesino". La mujer presentó más testigos, que no los llamaron a declarar, y pidió la ampliación de las pericias, pero no obtuvo respuesta.

"Si el fallo queda así como está ahora, en poco tiempo Bonetto va a estar en libertad y va a seguir matando mujeres", alerta la mamá de la chica fallecida. "Lo declararon sobreseído, lo que significa que no tiene culpa, entonces no va a haber un juicio ni una condena", explica Rodionova y agrega: "Ni bien cierre el caso, los abogados de la familia Bonetto van a pedir con distintas escusas el traslado del asesino del pabellón para pacientes psiquiátricos de la cárcel de Ezeiza, donde se encuentra ahora, a otra clínica, y de ahí a casa. Y lo van a conseguir, como ya consiguieron el sobreseimiento".

Rodionova está convencida de que el asesino tenía consciencia de lo que estaba haciendo. "Yo hablé con los testigos, con la gente que estaba este día en la plaza, con los que habían hablado con el antes y estoy segura que el asesinato lo había planeado con tiempo. Él compró el cuchillo con anticipación, uno de combate. Unos días antes del hecho la gente lo escuchó decir que el odiaba las mujeres y a todas las mujeres las habría que matar. Después, ya en la plaza, se acercó a Nuria y su compañero, hablo y cantó con ellos. Se apartó para prepararse y sacar el cuchillo y luego atacó", relata.

El 11 de octubre a la tarde, Nuria estaba paseando a su perro por el parque con un amigo cuando Bonetto le clavó al menos 17 puñaladas. El hombre salió corriendo y a los 50 metros se encontró con Natalia, que estaba festejando un cumpleaños con sus amigos del colegio. A ella le dio dos puñaladas en la espalda y dos en el pecho. Un grupo de vecinos intentó frenarlo y uno lo golpeó con una botella, logró sacarle el cuchillo y se lo clavó en la cabeza. Bonetto se recuperó de esas heridas, pero las chicas no pudieron. Nuria murió casi un mes después, el 5 de noviembre, y tres semanas más tarde, el 24, falleció Natalia.

A partir de este caso, hubo en el barrio un reclamo por mayor seguridad, ya que en el momento del ataque no había ningún policía en la plaza. Los vecinos dicen que es una zona liberada y aseguran que, después de que murieron las chicas, no cambió nada.