Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Acribillan a empresario para robarle $6 millones en el conurbano
Una banda armada con pistolas 9 mm. y fusiles FAL disparó 40 balazos contra la camioneta en la que se movilizaba. Era dueño de una distribuidora de golosinas y cigarrillos
30 de enero de 2017
En el asalto más violento del año, un empresario murió acribillado a balazos en una calle de Florencio Varela cuando un grupo de delincuentes lo abordó y le robó 6 millones de pesos.

La víctima, Aldo Oscar Venturini, de 69 años, era el dueño de una distribuidora de golosinas y cigarrillos y se dirigía a uno de los bancos de la zona para depositar lo recaudado.

El hecho ocurrió a las 9.50, en República de Francia y Calchaquí, a dos cuadras del Camino General Belgano, y dejó una imagen terrible: el cuerpo de Venturini quedó al costado del asfalto; a su lado estaba su camioneta con todos los vidrios rotos y las huellas de al menos 14 impactos de bala. El custodio herido fue derivado al hospital de El Cruce.

El empresario se trasladaba al banco con dos custodios, que eran policías bonaerenses de franco: uno de ellos sufrió un balazo en la mano y otro en el pie; el segundo hombre de seguridad salió ileso del ataque.

Según testigos, la camioneta transitaba por la calle Francia, cuando fue interceptada por una 4×4 de la que bajaron los delincuentes.

Sin mediar palabra, los ladrones abrieron fuego contra la camioneta con armas 9 mm. y ametralladoras Fal. Luego se llevaron el dinero. Los testigos indicaron que, al menos, se escucharon 40 disparos.

La camioneta 4×4 de los delincuentes fue encontrada horas después en las inmediaciones del lugar de los hechos, por lo que se presume que escaparon en otro vehículo.

Hasta el momento, no hubo mayores precisiones en la investigación. Sin embargo se estima que hubo un entregador.