Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
28 de julio de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Jóvenes argentinos, con niveles bajos de bienestar emocional
Un estudio global arrojó que más del 80% piensan demasiado en problemas y se sienten en general ansiosos, acosados, poco amados o solos
8 de febrero de 2017
El porcentaje de adolescentes y jóvenes argentinos de entre 15 y 21 años que dice sentir un buen grado de bienestar emocional apenas alcanza al 18%.

Más de cuatro de cada cinco chicos y chicas de la llamada Generación Z, los nacidos entre 1995 y 2001, la están pasando mal en Argentina, que así se convierte en el segundo país, después de Brasil, por el malestar emocional que experimentan sus adolescentes y jóvenes.

En Brasil, el porcentaje de adolescentes y jóvenes que dicen disfrutar de bienestar emocional es de tan sólo 16 puntos, mientras que el promedio mundial es de 30 puntos.

Así surge del estudio global "Generación Z: encuesta de ciudadanía mundial. Lo que piensan y sienten los jóvenes del mundo" realizado en veinte países a más de 20 mil jóvenes, mil por cada país, y divulgado hoy en todo el mundo.

La encuesta, implementada de forma online, es una iniciativa de la Fundación Varkey, una ONG con base en Londres, la misma que desde hace tres años entrega el Global Teacher Prize, un millón de dólares al mejor maestro del mundo en las cumbres educativas que organiza en Dubai.

El trabajo es el primer estudio comparativo internacional a gran escala de las actitudes de jóvenes y adolescentes. Se trata de un intento abarcativo por comprender cómo piensan y sienten los adolescentes y jóvenes de hoy, los "bebes del Milenio" según los llama el estudio, que serán los protagonistas del rumbo que el planeta tome en los próximos sesenta años. Nada menos.

La encuesta recoge información valiosa acerca de las actitudes, comportamientos y valores de adolescentes y jóvenes de Brasil, además de la Argentina, en América latina; de Estados Unidos y Canadá; de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia; de Rusia, China, Corea del Sur y Japón; de India, Indonesia, Turquía e Israel y de Australia y Nueva Zelandia.

¿Hasta qué punto los jóvenes y adolescentes de hoy se sienten felices con sus vidas? Esa es la primera cuestión que instala el reporte, que tiene en cuenta una serie de factores que impactan en esa percepción de felicidad, cuantificados a partir de frases positivas a las que los encuestados responden asignándole una frecuencia, "nunca experimenté" o "siempre".

En términos generales, el 68 % de los adolescentes y jóvenes del mundo se sienten felices. En Argentina, ese porcentaje llega al 70 %, lo que la deja sexta en el ranking mundial de felicidad de los jóvenes. En Brasil, un 69 % de los adolescentes y jóvenes se siente feliz. El porcentaje más alto se da en Indonesia, con el 92 %, y el más bajo en Japón con el 45 %.

La foto es menos optimista cuando se ve el resultado de la percepción de las distintas variables que hacen a la felicidad. El bienestar emocional, el segundo más bajo del ranking en el caso argentinos, es uno de esos factores y registra el grado en que los adolescentes y jóvenes no piensan demasiado en problemas y no se sienten en general ansiosos, acosados, poco amados o solos.

El porcentaje de jóvenes que experimentan bienestar emocional es mayor en Indonesia, con 40% y le siguen Israel con 38 %, Alemania con 36 %, China con 36 % y Nigeria con 34 %. En países como Estados Unidos o Canadá, el porcentaje es de 30 % y 27 % respectivamente.

Las relaciones con los padres

Las relaciones personales con padres y amigos son otra variable clave para la felicidad general. En Argentina, los chicos que sienten que tienen una buena relación con sus padres y un vínculo sólido con sus amigos llega al 61 % y aunque es de las más bajas registradas por el estudio, está cerca del promedio mundial de 67 puntos porcentuales. Además de la Argentina, Brasil y Rusia, con 60 y 57 % de sus jóvenes expresando esta insatisfacción, son los que presentan menor cantidad de casos de vínculos sólidos.

En Indonesia y China, en cambio, la proporción de jóvenes que responde positivamente es mucho mayor, con el 81 y el 80 % respectivamente. En Canadá y Estados Unidos, la proporción es del 68 y 62 % respectivamente.

La relación con los padres es central para la Generación Z en todo el mundo, para la cual en promedio los padres son el factor con más influencia en sus valores: un 89 % destacó esa influencia. El 70 % encontró en los docentes el factor de mayor influencia. Sólo el 30 % atribuye ese poder a las celebridades, factor que pesa menos en Argentina que en ningún otro país. Y para apenas un 17 % de los adolescentes y jóvenes los políticos influyeron en sus valores.

El bienestar físico

La autopercepción del bienestar físico, sentir que se duerme y se ejercita lo suficiente y se dedica suficiente tiempo a descansar y reflexionar, es otro factor que hace a la felicidad, de acuerdo con el reporte.

En ese caso, el 16 % de los adolescentes y jóvenes de Argentina dice gozar de bienestar físico, casi en el promedio mundial del 17 %. La proporción mayor de jóvenes con esta percepción se da en Nigeria, con un 41 %. Rusia con el 12 %, Corea del Sur con el 11 % e Israel con el 8 % están entre los más bajos del ranking.

En Estados Unidos, el porcentaje de jóvenes que se siente bien físicamente es del 18 %, en Canadá del 14 %, lo mismo que en Brasil.

En cualquiera de los casos, la proporción de chicos que dicen gozar de bienestar físico es alarmante por los bajos niveles que alcanza: menos de una quinta parte de los jóvenes encuestados.

Apoyo a la libertad de expresión y otros derechos

En otras dimensiones la excepcionalidad Argentina resulta destacable. Por un lado, en el altísimo grado en que sus adolescentes y jóvenes apoyan la libertad de expresión. El 70 % de los argentinos de entre 15 y 21 años apoya la libertad de opinión aún cuando resulte ofensiva para una religión y el 64 %, aún cuando pueda ofender a una minoría. En este caso, Argentina ocupa el segundo puesto en el ranking mundial de apoyo a la libertad de expresión por parte de jóvenes y adolescentes. Lidera Turquía, con 78 puntos porcentuales.

Este punto divide a los jóvenes: poco más de la mitad de los encuestados en todo el mundo sostuvo que la libertad de expresión debe prevalecer aunque ofenda a una religión, el 56%, o a un grupo minoritario, el 49 %. Los países donde la proporción que apoya la libertad de expresión a toda costa es menor en China con el 39% y en Nigeria con el 35%.

Por otro lado, un 29 % de los jóvenes argentinos son los que más creen en que el acceso a una educación y a una docencia de calidad podría marcar la diferencia a la hora de unir a las personas. Argentina es el país donde ese porcentaje es más alto.

En correlación con esa percepción, entre los temores de los jóvenes argentinos está, en una importantísima proporción, la falta continua de acceso a la educación para algunos niños según el 80 % de los encuestados.

Además, la Argentina está entre los países donde más jóvenes, el 80 % de los encuestados, cree que las personas transgénero deberían tener los mismos derechos que las personas que no lo son. En Canadá y Nueva Zelanda se da la mayor proporción de apoyo, con el 83y el 80 % respectivamente.

El futuro, complicado

Hay otras conclusiones de la encuesta, menos esperanzadoras para Argentina. Sólo el 39 % de los jóvenes y adolescentes describe a la Argentina como un buen lugar para vivir, el 52 % como ni bueno ni malo y el 9 % como un lugar directamente malo para vivir.

Además, los argentinos fueron pesimistas respectos del futuro del mundo. Sólo el 9 % considera que el mundo está mejorando contra un 47 % que cree que está empeorando.

A los adolescentes y jóvenes argentinos, los factores más mencionados como causas de temor respecto del futuro fueron el conflicto y la guerra, en un 80% de los encuestados. El terrorismo global causa temor en un 79 %, además de la creciente brecha entre pobres y ricos, en un 69%, y el temor a una pandemia global, en un 55%.

El triunfo de Donald Trump , el resultado del Brexit, el terrorismo global, entre otros acontecimientos críticos de la actualidad, contextualizan las conclusiones que incluye el estudio, que reconoce que los valores humanistas y democráticos del siglo XX se ven asediados por los últimos hechos históricos y se plantea si en el nuevo contexto es posible una ciudadanía global responsable y comprometida con los otros.

Por el momento, los resultados de la encuesta a nivel global muestran signos positivos: aunque los jóvenes en general son pesimistas respectos del futuro, la mayoría apoya valores liberales como, entre otros, respeto de la diferencias de género, niveles de tolerancia intercultural y religiosa, actitud frente a los inmigrantes.