Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de mayo de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El sub 20 clasificó con lo justo para el Mundial
Venció 2-0 a Venezuela y como Brasil no pudo derrotar a Colombia el equipo clasificó a la Copa del Mundo que se jugará en Corea del Sur
11 de febrero de 2017
Sin nada que sobre y con angustia hasta el último minuto, la Argentina jugará el Mundial Sub 20 en Corea del Sur.

Con los jugadores palpitando desde la tribuna cómo Brasil tiraba el enésimo centro al área pero no podía quebrar a Colombia. Y así el triunfo de primer turno alcanzaba.

Así se tiraba nuevamente la mugre debajo de la alfombra y había algo para festejar. Para otro momento quedará el análisis del juego y el contexto en el que transitó este equipo argentino.

La selección de Claudio Ubeda le ganó 2-0 a Venezuela y gracias a que Colombia resistió y aguantó el 0-0 ante Brasil, el equipo nacional logró uno de los cuatro pasajes a la Copa del Mundo que se jugará a mitad de año en Corea del Sur. El último capítulo de esta historia de suspenso arrancó a primer turno con el tirunfo de Argentina ante Venezuela. Todo lo que no había podido hacer durante el Sudamericano lo tenía que hacer en el último partido.

Ya no había margen, quedaba un hilo de esperanza y había que aferrarse. Para eso, el primer paso que debía dar el equipo de Claudio Ubeda era ganarle a Venezuela. Por cinco goles para no depender de nadie. O por una ventaja menor y esperar una ayuda de sus rivales que lo depositara en el mundial de Corea del Sur.

Fue 2-0. Y entonces había que aguardar para saber si se cumplía o no el objetivo que se planteó para este Sudamericano. Los goles de Lautaro Martínez sobre el final del primer tiempo ilusionaron al conjunto argentino, que buscó por todas partes pero no pudo completar la goleada que lo llevaba directamente a la Copa del Mundo.

El equipo de Ubeda salió con un esquema bien ofensivo y decidido a tratar de abrir rápido el marcador para tratar de gestar la goleada que necesitaba ante Venezuela.

Pero la obligación no fue suficiente para maquillar los problemas que ya venía mostrando el equipo. No tiene conducción. No tiene elaboración de juego. Entonces hay que destacar la actitud, las ganas de ir a trabar la pelota con todo, los ataques directos con Mansilla o el Chelo Torres. Pero todo sin claridad, desprolijo, a los ponchazos.