Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
San Lorenzo goleó a Quilmes y alcanzó a Boca
Fue un contundente 3 a 0 en un partido que por momentos se le hizo difícil a los de Boedo. Cortó una racha adversa de tres derrotas seguidas
25 de marzo de 2017
Con un 3-0 final, San Lorenzo de Almagro goleó a Quilmes y alcanzó a Boca en la punta del torneo.

San Lorenzo ganó bien, aunque no haya jugado bien, frente a un equipo que especuló demasiado, y terminó viniéndose abajo con la expulsión de Matías Sarulyte, a los 13 minutos del segundo tiempo, y el primer gol, el marcado por Ezequiel Cerutti, a los 30 del segundo período.

Esta victoria, que cortó una racha de tres reveses (dos de ellas por la Copa Libertadores), le permitió a San Lorenzo alcanzar a Boca Juniors en el primer lugar de la tabla, aunque al equipo que dirige Guillermo Barros Schelotto recién jugará mañana su partido por la decimoséptima fecha.

San Lorenzo comprendió que el panorama se le iba a complicar, cuando se dio cuenta que el conglomerado de jugadores que Quilmes ubicaba en la mitad de la cancha le impedía a Fernando Belluschi, Rubén Botta y Cerutti imprimirle velocidad y precisión al ataque.

Por ese entonces la única vía para superar a Quilmes eran las corridas de Marcos Angeleri por derecha. El lateral fue una y otra vez por su sector, llegaba al fondo de la cancha, pero sus centros generalmente no llegaron con la precisión necesaria para que fuesen aprovechados por Nicolás Blandi, quien inclusive debía alejarse del área para tomar contacto con el balón.

La situación más clara para San Lorenzo se produjo a los 35 minutos, cuando un cabezazo de Angeleri, aprovechando un centro de Belluschi, fue enviado al córner por una destacada intervención del arquero César Rigamonti.

En el segundo capítulo al principio nada cambió. San Lorenzo continuó con la iniciativa, y Quilmes refugiado en su campo a la espera de algún contraataque que le permitiera darle un golpe de nocaut a su oponente.

El partido pareció simplificarse para San Lorenzo a los 13 minutos cuando Argarañáz expulsó por doble amarilla a Sarulyte. Pero no, al equipo de Diego Aguirre la apertura del marcador continuó siendo algo difícil de resolver.

Esta vez, a diferencia de la primera etapa, la insistencia de San Lorenzo tuvo su premio. Corrían 30 minutos cuando Botta le puso un pase a Cerutti, quien tras dominar el balón despachó un derechazo cruzado que depositó el balón en el fondo de la red.

Entonces se tranquilizó San Lorenzo, y se desmoronó Quilmes. Cada ataque del Ciclón encontraba mal parada a la defensa visitante, y cuatro minutos después del primer gol, llegó el segundo. Botta habilitó a Avila, corrió de izquierda hacia el centro, y sacó un remate que ingresó al arco pegado al palo derecho.

Ya se llevaban jugados tres minutos cuando llegó el tercero. Avila, muy productivo desde su ingreso por Bautista Merlini, tiró un centro desde la izquierda y Blandi, de derecha, empujó al gol.

El 3-0 resultó exagerado. San Lorenzo terminó justificando la victoria por ambición no por juego. Esto último puede jugarle en contra cuando su adversario sea un equipo que tenga más argumentos futbolísticos que Quilmes.