Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
28 de junio de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Para pelearle al crimen, saturan el conurbano de fuerzas de seguridad
El Gobierno saca la Infantería y la Caballería a la calle para patrullar la Provincia. Son unos 800 agentes destinados a los lugares más violentos de la provincia de Buenos Aires
31 de mayo de 2017
En un operativo de saturación que busca contener la creciente inseguridad en el conurbano, unos 790 agentes de Infantería y Caballería que suelen estar en los cuarteles, estarán parados de 18 a 24 en 190 esquinas calientes de la provincia de Buenos Aires.

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal quiere tener mejores policías y que cada vez haya menos agentes destinados a tareas improductivas.

“La Policía tiene que estar en la calle”, suele repetir. Con esto en mente, ayer anunció un cambio inédito en los patrullajes urbanos, no tanto por el formato como por los protagonistas:oficiales de Caballería y de Infantería harán operativos de saturación. La estrategia, copiada de la que ya se usa en países como Francia e Israel, consiste en que 790 policías bonaerenses que habitualmente pasan el día en el cuartel esperando que haya algún evento masivo o que estalle una situación extrema para salir a trabajar, estén en las calles haciendo prevención y marcando presencia.

Estos 790 oficiales -tras recibir “una capacitación adecuada”, según se anunció- saldrán en grupos de 3 ó 4 a cubrir algunos puntos estratégicos del Conurbano, Mar del Plata y Bahía Blanca. Serán 190 lugares elegidos por el Ministerio de Seguridad provincial a partir de un análisis del mapa del delito: lugares particularmente calientes, centros comerciales a cielo abierto y esquinas especialmente peligrosas. Esos puntos podrán cambiar -se estima que se saturarán durante un mes y luego se hará una revisión de los objetivos, aunque la idea es que sean dinámicos-, pero lo que será permanente es el horario:trabajarán entre las 18 y las 24, el período de mayor flujo de gente en la vía pública y el de mayor riesgo, según las estadísticas criminales.

Los oficiales, que estarán vestidos de fajina (uniformes tipo combate) con armas cortas y largas a la vista, se ubicarán en las esquinas, para que tengan un amplio margen de visión y para que sean vistos desde lejos, de manera que se acentúe el efecto disuasorio de su presencia.

Si bien no se difundió el listado exacto de lugares donde estarán ubicados, sí se sabe que habrá una fuerte concentración en los distritos que, según señaló ayer el ministro Cristian Ritondo, mayor cantidad de delitos acumulan: Lomas de Zamora (junto a Avellaneda y Lanús tendrá unos 20 puntos de vigilancia de Infantería y Caballería); La Matanza y San Martín.

“Hay que tener mejor policía, antes que más”, señaló Vidal a Clarín frente la consulta sobre las Policías Locales, supuestamente encargadas del tipo de vigilancia que ahora harán los integrantes de este nuevo operativo. “Dio muy malos resultados el plan de hacer convocatorias municipales”, agregó, para cancelar toda posibilidad de que este año se reabra el ingreso de agentes a las policías municipales.

La otra pata del plan es el lanzamiento de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), un grupo especial de 160 policías especialmente seleccionados y entrenados durante los últimos cinco meses para que actúen como grupo de acción rápida ante crisis. “Están mejor formados que el promedio y nos permiten tener flexibilidad ante una emergencia delictiva o, como ocurrió en Villa Elisa, una emergencia climática como una inundación”, explicó Vidal.

Según Ritondo, estos agentes -una “unidad multipropósito” con sede en La Matanza- recibieron formación en armas especiales, tácticas del Grupo Halcón y estrategias de Infantería y de Policía Motorizada, entre otras. “Nos permite entrar y salir rápido de una situación. Incluso hacer un operativo veloz de saturación ante un determinado tipo de delito”, indicó el ministro, de quien depende de manera directa -“para evitar demoras burocráticas”- el grupo UTOI.