Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de junio de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Redes sociales: 62% de los argentinos sufrió maltrato de familiares y amigos
Una encuesta realizada en 23 países reveló que la mayoría de los consultados sufrió agresiones de conocidos. Argentina está muy por encima de la media global
19 de febrero de 2018
Una encuesta realizada en 23 países reveló que un 62% de los argentinos consultados sufrió maltrato por parte de amigos, familiares y conocidos. Se trata de un estudio que analiza las actitudes, experiencias y comportamiento de la comunidad digital. Para la encuesta Índice de Civismo Digital en Argentina, se entrevistó a personas de ambos sexos entre 13 y 75 años.

El estudio que analizó el comportamiento y la exposición en Internet, fue realizado por Microsoft y refleja por primera vez la experiencia que tuvieron los argentinos con los diferentes contactos (Facebook, Twitter, Instagram) de las redes sociales.

En uno de los puntos de la investigación que trata sobre el maltrato se determinó que sólo el 45% de los argentinos que agravian son completamente desconocidos para sus víctimas, mientras que un 62% corresponde a amigos y familiares (27%), conocidos (35%) y contactos que se frecuentan (32%) en forma online. En el resto del mundo, este tipo de situaciones es prácticamente la mitad, ya que no supera el 36%.

Una de las consecuencias que experimentaron el 42% de los encuestados fue la pérdida de confianza en otros contactos. Para un 24% la vida offline se volvió más estresante y hubo un 22% que por las ofensas recibidas no logró conciliar el sueño. Para evitar un segundo encuentro, un 22% que decidió abandonar esa red social. Mientras que un 16% reconoce que le tomó tiempo y mucha angustia evitar al agresor y un 15% determinó finalizar el contacto con ese miembro de la familia. En un balance positivo, sólo el 49% dijo haber sido tratado de manera segura y cordial en línea.

“Este tipo de estudios nos ayuda a concientizar y mostrar dos cosas, por un lado, que interacciones online negativas tienen consecuencias concretas en el mundo real y por el otro que el comportamiento online también es un reflejo de lo que pasa en el mundo físico. Para muchos los resultados van en contra del imaginario que establece que sólo personas desconocidas, totalmente anónimas, podrían llegar a ser nocivas”, plantea Alejandro Anderlic, director de asuntos públicos y legales de Microsoft Argentina. Y dice que el sufrir agresiones de conocidos “tiene una consecuencia, que pasa por la pérdida de confianza en el mundo real”.

Y aunque la primera impresión es de escepticismo, si uno lo examina con cuidado, no es tan absurdo considerar que las injurias, insultos o descalificaciones provengan de personas cercanas.

“Cada época utiliza los recursos característicos de su tiempo y en este momento, la comunicación privilegiada ocurre por Internet. Pero la red es apenas el medio por donde circula lo mejor y también lo peor de los individuos. Si ocurre un conflicto con un familiar o amigo en una red social, uno también está participando al resto de la situación. La diferencia es que no es necesario contárselo al resto, ya que todos se enteraron del suceso. En la actualidad, hay un estímulo a mostrarlo todo. Desde una foto en donde uno está abrazado con un amigo a un conflicto de intereses”, analiza Diana de Litvinoff, autora de “El sujeto escondido en la realidad virtual” y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

Debido a esta proximidad en el vínculo, 6 de cada 10 argentinos dijeron que se encontraron con su agresor en la vida real, frente a un 53% a nivel mundial. A su vez, el 75% se había reunido antes del incidente. La familiaridad con el perpetrador en la vida real se relacionó con una mayor exposición a los riesgos en línea: los peligros crecen 46% entre quienes se habían encontrado con el acosador.

“Las peleas entre parientes por redes sociales son cada vez más frecuentes, incluso los agravios se presentan como pruebas en los expedientes de familia. Todo se inicia con una discusión presencial, que prácticamente son mínimas y se dan en una ocasión particular. Pero el conflicto, con insultos y amenazas, continúa a través de las redes sociales. Un año atrás los juzgados no las tomaban en cuenta, pero hoy, lo que se dice en Facebook puede ser utilizado como una prueba conducente”, explica el Dr. Paulo Jarowitzky, abogado especializado en derecho de familia.

“En este exhibicionismo hay una fantasía de sentirse famoso y que los demás hablen de uno y se debata en las redes sobre esta pelea. Pero ojo, lo que se da a ver es lo que uno quiere mostrar, incluso con los conflictos. Hay una falsa ilusión de transparencia: esto no implica el fin de la intimidad”, resume Litvinoff.