Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de mayo de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La sargento baleada en asalto a comisaría no siente las piernas
30 de abril de 2018
La sargento Rocío Villarreal (25), baleada en un tiroteo con delincuentes en la comisaría 1° de San Justo, no siente las piernas y está grave.

Villarreal está internada en el Sanatorio Fitz Roy.

Pablo Mollietti, jefe de guardia de esa clínica, dijo que se encuentra en “estado crítico” y recordó que “los pacientes heridos de arma de fuego son muy graves, además ella tiene lesiones importantes”.

Villarreal vive en Isidro Casanova y es mamá de una nena de 3 años.

Tras el ataque en la comisaría, donde recibió heridas de arma de fuego en un brazo y el abdomen, fue internada en el Hospital Paroissien, adonde la operaron.

“Sufrió una lesión pulmonar, tuvo un neumotórax, una lesión en el diafragma, en el hígado y el riñón. Además, también a nivel de la vértebra dorsal D12, la última, y hay que ver cómo evoluciona”, indicó Mollietti.

El médico consideró que “pudo haber sido un sólo disparo” el que le haya provocado esas lesiones y que, primero, pasó por el brazo, luego tórax y abdomen.

Fuentes del caso revelaron que efectivamente la misma bala "ingresó por el brazo derecho", donde no produjo lesión ósea, "e impactó en la zona dorsal de la columna", lo que le "provocó una lesión que será evaluada por una especialista de columna".

“Las primeras horas son claves”, dijo el médico en relación al pronóstico de la sargento que, al momento del hecho estaba acompañada por tres colegas.

Villarreal comenzó sus estudios en 2013 como cadete en la escuela “Juan Vucetich”. Al año siguiente empezó a prestar servicios en la Distrital Este de La Matanza, tras lo cual pasó al Grupo de Apoyo Departamental (GAD) del mismo partido del oeste del Conurbano.

Luego cumplió funciones en la comisaría 2° de La Matanza Oeste hasta que, en 2016, recaló en la comisaría 1° Noroeste de San Justo, adonde un grupo de delincuentes quiso copar las instalaciones para liberar a un detenido y los agentes lo impidieron.