Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de julio de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La mitad de los chicos no tiene acceso a Internet en su casa
El 60% no tiene celular y el 40% tampoco una computadora. Así lo confirmó informe que mide las condiciones de vida de los niños en Argentina
28 de junio de 2018
El Observatorio de la Deuda Social Argentina presentó este jueves el informe “(In)equidades en el ejercicio de los derechos de niñas y niños. Derechos humanos y sociales en el período 2010-2017”.

El estudio analiza 8 indicadores de las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes de Argentina: alimentación, salud, hábitat, subsistencia, crianza y socialización, información, educación y trabajo infantil.

Los índices muestran una enorme inequidad y la precariedad a pesar de algunas pequeñas mejoras en ciertos indicadores.

El 50% de los chicos vive en la pobreza, un tercio depende de comedores asistenciales para comer, muchos no han visto a un doctor en el último año, tantos otros jamás fueron a un dentista, a dos de cada diez nadie le festeja su cumpleaños.

Respecto al uso de la tecnología, los índices muestran que el 75,6% de los hijos de los trabajadores marginales no tiene Internet en sus hogares, mientras que esto sólo le ocurre al 2 por ciento de un trabajador medio profesional.

La mitad de los chicos del país no tiene Internet en sus hogares, el 60 por ciento no tiene celular y el 40 por ciento tampoco una computadora. Además, el 48,9% no accede a la enseñanza de computación en la escuela primaria.

En el tema alimentario el déficit sigue con cifras muy altas: dos de cada diez niños viven en hogares que no tienen la comida asegurada, uno cada diez pasa hambre y tres de cada diez depende de comedores sociales.

Con respecto a la salud, el informe marca que la mitad de los niños no tiene obra social, cobertura médica ni prepaga, es decir, depende exclusivamente de la salud pública. En los sectores más vulnerables, la dependencia del servicio público alcanza al 80% de los niños.

El hábitat muestra que el 51% de la infancia y adolescencia reside en barrios nocivos en términos de contaminación ambiental, pero los chicos de los estratos más marginales tienen el triple de posibilidades de vivir en medio de un lugar contaminado en comparación con los estratos medios.

El informe señala que la precariedad en la construcción de las viviendas afecta en 2017 a casi el 25% de la infancia, la situación de hacinamiento al 22,5% y las carencias en el espacio de saneamiento al 46,2%.

La mitad de los chicos son pobres, según cifras del informe. Uno de cada diez, indigente. La pobreza por ingresos se estima en 54,2% de la infancia en el Conurbano Bonaerense, donde el 13% son indigentes. Además, se estima que el 12% de los chicos entre 5 y 17 años realiza algún trabajo doméstico o económico.

La coordinadora del Barómetro de la Deuda Social en la Infancia de la UCA, Iaina Tuñón, aseveró que “en casi todos los aspectos se ha mejorado un poco, pero aún son inaceptables las cifras".

"En el ejercicio de los derechos el Estado debe garantizar accesos a distintos servicios. Los más básicos son la salud y la educación, pero no es todo. Lo que no se logra en la infancia es muy difícil revertirlo después”, analizó.