Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
28 de noviembre de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Jorge Brito: el perfil del banquero más importante de la Argentina
Titular del Grupo Macro y dueño del banco fundado en 1985, era uno de los referentes claves del mundo financiero y se había expandido a otros sectores
20 de noviembre de 2020
Jorge Brito, el empresario que falleció hoy cuando el helicóptero en el que viajaba se estrelló en Salta, formaba parte de un selecto grupo de banqueros locales. Creó un imperio financiero desde la nada, con apenas una inversión conjunta de US$10.000, atravesó diversos gobiernos y mantuvo diálogo permanente -muchas veces tirante- con el poder.

Casado con Marcela Carballo, tuvo seis hijos: Milagros, Jorge, Marcos, Constanza, Santiago y Mateo.

La historia de Brito es rica en detalles. Perdió a su padre a los 10 años y había comenzado a trabajar a los 17. Él y su cuñado Delfín Jorge Ezequiel Carballo fundaron una compañía financiera que primero se llamó Hamburgo. En poco más de 30 años se convertirían en dos hombres ricos.

En 1985 compraron el Macro a Mario Brodersohn, José Dagnino Pastore y Alieto Guadagni. Hay una leyenda en la City: Macro es la sigla de Muy Agradecidos Celestino Rodrigo, un homenaje al ministro de Economía que devaluó 160%.

El Macro se transformó oficialmente en banco mayorista en 1988, con la autorización del Banco Central que presidía entonces José Luis Machinea, otro economista radical que más tarde se convertiría en ministro de Economía de Fernando de la Rúa.

A mediados de los 90, el Macro comenzó su expansión. Lejos de la City, inició ese camino por el interior. Se quedó con bancos provinciales y llegó a diciembre de 2001 con la confirmación de la compra del Bansud, en momentos en que las grandes empresas desconfiaban de la Argentina.

El Macro jugó fuerte tras la crisis de 2002. En agosto de ese año se quedó con el 35% del Scotiabank Quilmes por 20 millones de pesos (unos 5,5 millones de dólares) y lo capitalizó con $288 millones (80 millones de dólares). Sumó a su red otras 36 sucursales distribuidas en el interior del país. "Los países no quiebran", pensaba Brito, y aprovechaba que el Macro no había perdido tantos depósitos como el resto del sistema financiero para expandirse.

Jorge Brito era un especialista en sacar provecho de situaciones adversas y arrojar salvavidas a gobiernos en llamas. El dueño del banco Macro, que había mostrado destreza en esa gimnasia en los años 90, mejoró su capacidad durante la década kirchnerista. La primera muestra la dio pocos días antes de que Néstor Kirchner se calzara la banda presidencial.

Era fanático de River y un amante de Salta, la provincia en la que encontró una trágica muerte. A. Entre 2003 y 2016 ocupó la presidencia de ADEBA, Asociación de Bancos Argentinos. Además, era accionista de Vizora, negocios inmobiliarios, Inversora Juramento (agro), Frigorífico Bermejo y Cabaña Juramento. Además, era accionista en Genneia, una compañía líder del sector energético.

A través de Adeba, Brito tuvo también un activo rol en la representación empresarial dentro del Grupo de los Seis, ámbito en el que confluyen, además de la entidad bancaria las centrales empresarias más importantes del país, la Unión Industrial Argentina, La Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de la Construcción, la Cámara Argentina de Comercio y la Sociedad Rural Argentina. Además, entre 2012 y 2014 fue también presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que agrupa a más de 500 bancos de la región.

rob