Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de enero de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Las últimas fotos de Freddie Mercury antes de su muerte
Tres meses antes de fallecer, el 24 de noviembre de 1991, su pareja Jim Hutton le tomó sus últimas fotografías. ¿Cómo fueron esos tiempos y ese amor?
24 de noviembre de 2020
Por Roberto Blanco Macor, de la redacción de Asteriscos.Tv

Muy diferente de la ficción recreada en el galardonado film “Rapsodia Bohemia”, la historia de amor entre Freddie Mercury y su última pareja, Jim Hutton, fue diferente, en distinto tiempo, como también la confirmación de su contagio de la enfermedad que lo llevó a la muerte el 24 de noviembre de 1991.

Mercury, quien confirmó padecer SIDA solo 24 horas antes de su muerte (23-11-1991), siempre fue muy celoso de su intimidad.

No solo jamás confirmó su elección sexual, sino que delegó en su heredera principal, su ex novia Mary Austin, la responsabilidad de disponer de sus cenizas, y que no se revelara su destino final.
Por su parte, Hutton, quien vivió cinco años juntos al líder de Queen, desde que se reencontraron en 1986 en un bar de Londres, y quien solo heredó 600 mil euros de la fortuna de Mercury, fue el amor del final de su vida, y quien decidió quedarse a su lado tras conocer su enfermedad.

Eran tiempos muy inciertos para el virus VIH (inmunodeficiencia humana), con mucho desconocimiento desde lo médico, pocas alternativas de sobrellevarlo con medicación y el miedo por la discriminación que generaba por entonces.

Freddie, luego de la presentación del álbum “Kind of Magic”, comenzó a sentirse débil y con molestias en su cuerpo y garganta, además de sufrir episodios de fiebre a fines de 1986 (un año y medio después de lo que plantea la biopic), y en los primeros meses de 1987, tras consultar con su médico, tuvo la confirmación de que era VIH positivo.

Según los estudios de especialistas, el virus habría sido contagiado dos años antes en 1984 aproximadamente, tiempos en los cuales el cantante estaba separado de la banda y trabajaba en sus dos álbumes solistas en Alemania.

Si bien eran tiempos de rumores sobre esta enfermedad y la estigmatización al llamarla “la peste rosa”, por tener a muchos gays entre sus enfermos, ya había muchos casos de heterosexuales, y de infectados por transfusiones de sangre.

“Freddie comenzó los pocos tratamientos que había, pero en realidad nunca sintió que se moría hasta las últimas semanas, y a pesar de sus aspecto delgado, siguió adelante con sus sueños de cantar y grabar”, contó su ex pareja Hutton en su biografía.



Hutton cuenta la admiración que le generaba ver la energía día a día que demostraba el líder de Queen, y recordó que tras negarse a abandonarlo cuando se supo de su contagio, y años después, le preguntó por qué lo había elegido como pareja.

"Una vez le pregunte por qué, de todas las personas del mundo que podía haber tenido, me había elegido a mí para pasar los últimos momentos de su vida. Freddie, me miro y me dijo: 'Luchaste por mí, me ganaste'. El mayor amor de mi vida y sé que nunca volveré a amar así", reveló Hutton en el libro Mercury y yo.

A diferencia de la película que narra un supuesto encuentro en una de las fiestas que daba Mercury a inicios de los ´80 y Hutton habría sido mozo en la misma, la historia real cuenta que se conocieron en un local en 1984. Pero en ese momento Hutton tenía pareja y rechazó a Mercury.

Mercury encaró a Jim y lo invitó con una cerveza, lo que fue rechazado, y generó luego la broma de su novio de entonces, que le dijo: “¿Sabes a quien le rechazaste la bebida?, a Freddie Mercury”.

“La verdad que no lo conocía, la música no era mi mundo, nunca había estado en un concierto de rock”, explico la futura pareja del músico.

Se volvieron a encontrar dos años después, en 1986, en otro club nocturno. Hutton estaba entonces soltero y aceptó la proposición del artista para salir a cenar. Y ya no se separaron más. Hutton pasó a trabajar como peluquero y estilista del artista, hasta su muerte.

Siempre vivieron juntos en la Mansión Garden Lodge, de 22 millones de dólares, del artista en Londres, donde a pesar de lo duro que fue el procesos del final del cantante, pasaron "momentos maravillosos", recordó Hutton.

En ese contexto, Hutton le sacó las dos últimas fotos en vida a Mercury a fines del verano de 1991.

El 28 de agosto de 1991, le sacó fotos en el jardín de la mansión, y allí se lo ve con una camisa hawaiana que le queda holgada y unos pantalones de tiro alto. La leyenda de la música sonríe sin su famoso bigote.



"Ese verano, yo estaba en el jardín fotografiando algunas de las flores, y Freddie caminó hacia mí-. Quería que retrocediera, para que no fuera un primer plano. Luego posó mientras yo tomaba cuatro fotos, y sacó una sonrisa para cada una. Estaba tan pálido que sabía que no se veía lo mejor, pero no me importó; de todas las fotos que tengo de Freddie, esas son las que más amo", recordó Hutton.

El compañero de Freddie permaneció un tiempo más en la mansión tras la muerte del cantante, hasta que su ex novia, Mary Austin, le pidió que se fuera.

Hutton se marchó y regresó a su Irlanda natal, donde escribió su biografía y siguió recordando su historia de amor con la leyenda del rock, dando entrevistas y apareciendo en shows de televisión, hasta su muerte, en junio de 2010, cuando fue doblegado por un cáncer a los 61 años.

rob