Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de enero de 2023
Seguinos en
"Yendo de la cama al Living", la edad de la madurez de Charly
Argentina, 1982, Malvinas, inicio del fin de la Dictadura y el rock nacional en primer plano. El 28 de octubre salió el primer disco solista del música
28 de octubre de 2022
Por Roberto Blanco Macor, de la redacción de AsteriscosTv


Había pasado apenas un mes de los dos conciertos de despedida de Serú Girán en el estadio obras, cuando en abril de 1982 comenzó el conflicto por las Islas Malvinas y Charly García se encerró en los estudios Del Jardín para cumplir con el compromiso de crear la música para la banda sonora del film “Pubis Angelical” de Raúl de La Torre, y toda la crisis y las sensaciones por guerra le llegaron en cuentagotas.

Ese aislamiento también le llevó a pensar que luego de una década de ser parte de grupos, desde el lanzamiento del álbum “Vida” de Sui Generis, 1972, y luego de pasar por La Maquina de hacer Pájaros y Serú, ya era hora de pensar en su primer disco solista.

Y la propuesta fue comenzar a trabajar en canciones que habían quedado de la etapa del supergrupo anterior. Con esa idea, llenó su nueva casa, de teclados, sintetizadores, máquina de ritmo y guitarras.

Solo él y su creatividad, la producción de planteaba cambiar un poco el sonido, acercarse a las novedades que llegaban de los mercados más fuerte, y realizar un trabajo puramente artesanal.

Solo convocó la baterista Willy Iturri como único músico fijo para todos los tracks de esa manera “Yendo de la Cama al Living”, ese disco bisagra en su carrera comenzó a tomar forma.

Así después de las batallas finales en Malvinas y la rendición, todo estaba listo para entrar a los estudios para grabar esta obra, mientras afuera, en la ciudad, en el país, la Dictadura comenzaba su retirada tras 6 años de sombras, muerte y represión.

En junio y julio , con Amílcar Gilabert como ingeniero, se grabaron esas 8 obras maestras del nuevo Charly, en una etapa de letras lucidas, precisas y un sonido que anunciaba una modernidad que se acercaba.

Pero no estuvo tan solo, era Charly que construía su primera obra maestra en solitario y una selección nacional lo quería acompañar. Así, infaltable, llegó Nito Mestre para acompañarlo en voces con “Superhéroes”, aquella de “No pasa nada, nadie pasa, solo una banda militar, desafinando el tiempo y el compás…”.

Para el tema que abría el lado B, “ Yo no quiero volverme tan loco”, Charly tenía un invitado “desconocido” para el gran público, un tal Ricardo Gómez que tenía la voz muy parecida a León Gieco, quien no se quería perder la oportunidad de cantar con su amigo, y por razones de contratos entre discográficas no podía figurar en ellos créditos… “Escucho un tango y un rock y presiento que soy yo, Y quisiera ver al mundo de fiesta, Veo tantas chicas castradas y tantos tontos que al fin, Yo no sé si vivir tanto les cuesta…decía García en toda una postura de esos días de cambios.

Para ese divertimento maravilloso que fue la canción “Peluca Telefónica”, se construyó casi una delantera de estrellas perfecta, con Charly, Pedro Aznar y un amigo de la casa, Luis Alberto Spinetta. Fue una joyita donde se sintió el placer de experimentar y pasarla bien en un estudio…”Cortéenla, déjennos vivir en paz, sáquenla, sáquenla un poquito…,gritaron los 3.

Al flaco Spinetta le pidió otra colaboración, hasta necesaria para ser parte del disco, un solo de viola sintetizada inolvidable en el final de la canción de 2 x 3, donde García cantó… “Todos podemos perder, todos podemos ganar, Entre las sogas del circo y las tijeras del mal, No quiero olvidarme de hablar…”, y vaya si no lo hizo.

El álbum tiene además ese himno para toda una generación pre Democracia que fue “Inconsciente colectivo” donde todos comenzábamos a aprender a “mamar la libertad”, también “Vos también estabas verde” que tenía aún el sonido puro de Serú Girán,

Los otros dos hits de esta maravilla fueron la emblemática “No Bombardeen Buenos Aires”, ironizó que esas bombas no caigan Barrio Norte, en su nuevo y mítico refugio de las avenidas Santa Fe y Coronel Díaz recién comprado, y el que da nombre al disco, otra postura donde nos cuenta que ya era una etapa de soledad y madurez, aunque haya que empezar todo de cero, en el encierro con tanto para hacer…”Puedes ser un gran campeón Jugar en la selección Y no tienes un poquito de amor para dar.

Esta obra maestra se editó en disco doble con la banda sonora de Pubis Angelical acompañando, y fue récord de ventas en menos de 30 días, lo que llevó a programar un concierto el 26 de diciembre en el estadio de Ferro Carril Oeste.

Charly, destinado a marcar hitos, fue el primer roquero nacional en llenar una cancha de fútbol, en una noche llena de energía y producción, aquella del bombardeo al final del recital de la escenografía de una Buenos Aires, diseñada por Renata Schussheim, pero esa ya fue otra historia.

Son cuatro décadas de un hito, del momento que Charly quiso ser solamente García y comenzar en los 80s a construir una etapa única en el rock nacional y su trayectoria. Eran tiempos donde Charly le puso a la música, talento, cambios y mucho el cuerpo. De esa García jamás se escapaba. Una estrella que además cuestionaba que los tiempos que llegaban necesitaban buenos aires…

"No entiendo los que hacen Lo mismo que yo hice ayer Pero como hasta ahí nomás Como viviendo en el pasado...

VIDEO- Charly garcía "No Bombardeen en Buenos Aires"