Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
3 de febrero de 2023
Seguinos en
Musk se hizo cargo de Twitter y empezó a despedir empleados
El hombre más rico del mundo prevé echar a 3.700. La polémica forma en que comenzó a enviar los despidos y qué hizo con las computadoras
4 de noviembre de 2022
Elon Musk, el hombre más rico del mundo, sigue sumando polémicas y no tiene miramientos a la hora de aplicar lo que considera soluciones radicales.

Tras comprar Twitter, desde la empresa con sede en San Francisco salió un mail dirigido a todos los empleados para que no se presentaran este viernes a las oficinas ya que iban a estar "cerradas temporalmente" y se suspendía "toda credencial de acceso".

"En un esfuerzo por colocar a Twitter en un rumbo saludable, comenzaremos el difícil proceso de reducir nuestra fuerza laboral global", advierte el correo electrónico enviado a toda la empresa a última hora del jueves.

"Reconocemos que esto afectará a varias personas que han realizado valiosas contribuciones a Twitter, pero lamentablemente esta medida es necesaria para garantizar el éxito de la empresa en el futuro", agrega el texto.

El mensaje explica también que este viernes a las 9 de la mañana (hora local) cada trabajador iba a conocer su destino: "Dada la naturaleza de nuestra plantilla distribuida y nuestro deseo de informar a las personas afectadas lo antes posible, las comunicaciones para este proceso se realizarán por correo electrónico".

"Antes de las 9 de la mañana del viernes 4 de noviembre, todos recibirán un correo electrónico individual con el asunto: Su rol en Twitter. Por favor, revise su correo electrónico, incluyendo su carpeta de spam", señala.

Y detalla: "Si su empleo no se ve afectado, recibirá una notificación a través de su correo electrónico de Twitter. Si tu empleo se ve afectado, recibirás una notificación con los próximos pasos a través de tu correo electrónico personal".

Aunque no hay cifras oficiales de despidos, los diarios The Washington Post y The New York Times informaron que los afectados son cerca de la mitad de los 7.500 empleados de la plataforma.

Algunos no ocultaron sus críticas al proceso iniciado por Musk, un ingeniero de 51 años nacido en Sudáfrica, con ciudadanía estadounidense y canadiense y fundador de las empresas de vehículos eléctricos Tesla y de ingeniería espacial SpaceX. "El proceso de despidos actual es una farsa y una vergüenza. Los esbirros de Tesla están tomando decisiones sobre personas de las que no saben nada (...) Es completamente absurdo", tuiteó el domingo Taylor Leese, director de un equipo de ingenieros que asegura haber sido echado.

Los trabajadores se vienen preparando para la reducción de la plantilla desde que el multimillonario completó la adquisición de la compañía por 44.000 millones de dólares a fines de la semana pasada, y rápidamente se dispuso a disolver su junta directiva y a despedir a su director ejecutivo y altos gerentes.

A última hora del jueves, un grupo de cinco empleados de Twitter que ya fueron despedidos presentaron una demanda colectiva contra la empresa alegando que no se les había dado el período de aviso de 60 días requerido por la ley federal de Estados Unidos y la estatal de California, según el texto del reclamo.

La demanda alude a la Ley de Notificación de Reentrenamiento y Ajuste del Trabajador de Estados Unidos (WARN, por sus siglas en inglés), que otorga a los trabajadores el derecho a recibir un aviso previo en casos de despidos masivos o cierres de plantas.

También reclama al tribunal que impida que Twitter pida a los empleados que firmen documentos para renunciar a sus derechos bajo la Ley WARN.

Musk considera que pagó en exceso por Twitter y está buscando que la empresa gane dinero, y rápido. El martes anunció que prevé lanzar un pago de 8 dólares por mes para aquellos usuarios que deseen certificar la autenticidad de su cuenta y estar menos expuestos a la publicidad.

Musk quería cobrar 20 dólares por mes, pero la idea fue muy resentida por usuarios, como el novelista best seller Stephen King, quien tuiteó que deberían pagarle a él por estar en la red social del pájaro azul.

En un tuit, Musk replicó: "Tenemos que pagar las facturas de alguna manera. Twitter no puede depender completamente de los anunciantes. ¿Qué tal 8 dólares?".

Musk dijo que quiere aumentar los ingresos de Twitter de 5.000 millones de dólares en 2021 a más de 26.000 millones de dólares en 2028.

Grandes empresas, como General Motors y Volkswagen, suspendieron su publicidad en Twitter tras la adquisición.

Grupos de derechos civiles expresaron además preocupación de que Musk abra la red social a discursos de odio e información errónea sin control y que restablezca cuentas bloqueadas, incluida la del expresidente estadounidense Donald Trump, expulsado poco después del asalto por parte de sus simpatizantes al Capitolio, el 6 de enero de 2021.

No obstante, el magnate anunció que formará un comité para evaluar la política futura de la red social sobre publicaciones y el restablecimiento de cuentas bloqueadas.

Los avisos publicitarios son la principal fuente de ingresos de Twitter y Musk trató de calmar los ánimos asegurando que plataforma no se convertirá en un "infierno para todos".