Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de enero de 2023
Seguinos en
Sindicalista millonario preocupado por la serie "El encargado"
La ficción protagonizada por Guillermo Fracella rompe récords y genera preocupación en Víctor Santa María, uno de los gremialistas más ricos
6 de noviembre de 2022
Víctor Santa María heredó la conducción del sindicato de Encargados de su padre y el gremio no ha parado de crecer y convertirlo en uno de los sindicalistas más ricos de la Argentina.

Cuidadoso de su imagen -a tal punto que controla 21 medios en la Argentina, incluidos el diario Página/12, Canal 9 y el canal de noticias IP- Santa María está preocupado por la imagen de los porteros que puede generar la exitosa serie. Por eso bajó la orden de que nadie debe hablar sobre la serie en esos medios.

Pero su preocupación llega a tal punto, que decidió enviar una inspectora de sindicato al edificio de Belgrano donde se filma la segunda parte de la serie, revela Clarín.

El viernes 28 de octubre pasado, entre las once y doce del mediodía, una delegada del Sindicato Único de Edificios de Renta y Propiedad Horizontal (SUTERH) visitó una torre de Belgrano para realizar una inspección laboral. No es un edificio cualquiera. Construido en 1961, su amplia entrada, sus doce pisos, son una especie de “meca” de los fans de una serie que es un suceso internacional que filma durante estos días su segunda temporada en esa locación del barrio de Belgrano.

“El Encargado”, protagonizada por Guillermo Francella y dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, tiene más de 6 millones de horas vistas en la plataforma de “streaming” Star+, de Disney.

El protagonista de la ficción es el encargado de ese edificio, llamado Eliseo, un personaje amoral, vil, pero con cierto costado humano. Los fanáticos de “El Encargado” visitan la torre para sacarse fotos, buscan al actor del bigote, filman el lugar como si pudiera contagiarles algo de la magia que ven por televisión. La delegada del SUTERH fue por otra cosa. El gremio, uno de los más poderosos de la CGT, representante de los encargados de edificios, liderado por Santa María, quien se transformó al mismo tiempo en líder un holding de medios de prensa, y hasta de empresas de publicidad callejera, encontró en la serie a un enemigo impensado.

De acuerdo a fuentes sindicales y otras vinculadas a esta obra de arte de éxito internacional, tenía un objetivo. Identificándose como representante del SUTERH, eludió los controles obvios de una filmación de estas características, preguntó si se encontraba el titular del consorcio real del edificio. La atendieron de modo “oficial”. La señora del SUTERH sinceró entonces que necesitaba entrevistarse con el encargado de carne y hueso que atiende las necesidades de esa propiedad vertical. El hombre no estaba. Se había ausentado de su puesto de trabajo para realizarse un estudio médico. El integrante del consorcio, de profesión, por azar, el mismo oficio que tiene la ficción en el consorcista, también vil y amoral llamado Zambrano, le explicó con la corrección de los letrados, que cualquier solicitud al respecto debía entregarse por escrito. La delegada del SUTERH se retiró sin cumplir con esa regla. Pero volvió.

El martes 1 de noviembre pasado, alrededor de las once de la mañana, siempre de acuerdo al relato de fuentes de la CGT y de la televisión, la delegada volvió al edificio, cada vez más famoso. Pidió una entrevista formal con el encargado humano del inmueble. No con Eliseo, por supuesto. Nadie puede entrevistar a quien en rigor no existe. El verdadero “portero” atendió a la dirigente de su gremio. Se sometió a una serie de preguntas que parecían tener el mismo tono de su solicitud anterior, fallida. De presión y enojo del gremio de Santa María por el desarrollo de la serie que consideran dañina. El encargado que se ocupa de mantener el edificio de la calle Arribeños no aparece en el streaming de Star+. Apenas es una de las cientos de miles de personas que la vieron por tevé. Las preguntas que tenía para hacerle el SUTERH fueron “¿nombre y apellido?”; “¿si está en relación de dependencia con el consorcio, si le pagan en blanco?”; “¿Cuántas horas trabaja?”; y si “el administrador le paga las horas plus que dicta el convenio colectivo de trabajo?”.

Fueron varios presentes los que vieron a la delegada del SUTERH sacar fotos del edificio ya célebre. Lo que descolocó al “encargado” real de esa propiedad, muy cotizada por la calidad de los ambientes de sus departamentos, fue la inquisitoria final de la envidada del SUTERH. “¿Estás de acuerdo con que acá en tu edificio se esté filmando ‘El Encargado’ es su lugar de trabajo?”. El encargado humano respondió como podría hacerlo cualquier otro vecino del lugar. Dijo que sí. Que estaba muy contento.
El éxito de la serie El encargado incomoda al jefe del gremio