Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de noviembre de 2022
Seguinos en
En la Ciudad la quinta dosis contra el Covid se aplica sin turno
Sólo es necesario que hayan pasado cuatro meses desde la cuarta dosis. Es para los mayores de 50 años. Cuáles son las postas sanitarias
10 de noviembre de 2022
Las autoridades sanitarias convocaron hace pocos días a todos los mayores de 50 años para que reciban la quinta dosis. El llamado se da con una novedad en la Ciudad y en el contexto de una curiosidad a nivel nacional.

La novedad porteña es que ahora se puede concurrir a los vacunatorios habilitados sin turno previo, siempre que hayan transcurrido cuatro meses desde la aplicación de la cuarta dosis (o segundo refuerzo). Es decir, no es obligatorio apelar al chatbot Boti o anotarse vía Web.

La curiosidad en el país es que mientras hay argentinos que ya se aplican la quinta dosis, aún hay más de mil por día que se están aplicando la primera dosis contra el virus SARS-CoV-2. Durante los últimos dos meses, fueron en promedio 1.318 las personas que iniciaron su primer esquema en el país.

También hubo 1.452 personas por día que se dieron la segunda dosis. Mientras que en lo que concierne a la "dosis adicional", se la aplicaron 154 habitantes por día y el primer refuerzo, 5.014 cada 24 horas. El segundo refuerzo registró un promedio de 5.864 pinchazos diarios en el lapso relevado.

Si se suma todas las vacunas aplicadas en ese periodo, el total fue de 884.162, con un promedio de apenas 14.260 vacunas por día, muy lejos de los niveles de cuando el Covid era un monstruo sanitario de dos cabezas: el 7 de enero de 2021 -pleno auge de Ómicron- se logró el récord nacional con más de 571 mil pinchazos en un solo día.

Todavía no hay datos sobre la cantidad de personas que se aplicó la quinta dosis. El tercer refuerzo -o quinta dosis- fue decidido a comienzos de noviembre por los ministros de Salud del país para todos los mayores de 50 años. Se trata del segundo grupo habilitado, luego de que en primera instancia se convocara al mismo target etario pero sólo los que hubieran recibido en el primer esquema la vacuna de Sinopharm. Ahora, cualquiera que haya recibido la cuarta dosis hace más de cuatro meses podrá reclamar la quinta. Las provincias comenzaron a aplicarla y la Ciudad de Buenos Aires adoptó esta vez otro camino: “Ya no los convocamos. Sacan el turno cuando quieren, y si van a la posta sin turno también se vacunan”, explicaron a Clarín fuentes del Ministerio de Salud porteño.

La vacunación libre es una nueva modalidad en territorio porteño y se da en un momento en que la demanda de vacunas contra el Covid, como se ha visto, descendió notablemente. En la provincia de Buenos Aires la vacunación libre ya había sido implementada para incentivar a la población a acercarse a los vacunatorios.

Los que se deban aplicar la quinta dosis en la Ciudad pueden concurrir a cinco sedes habilitadas: Arcos 2319 (Belgrano); Club San Lorenzo (Avenida La Plata 1782), Colegio de Abogados (Corrientes 1441); Beiró 4629 (Devoto) y Ministerio de Salud (Amancio Alcorta 2100). En todas están administrando la vacuna de Moderna.

El hecho de que todavía haya gente que en Argentina se esté aplicando la primera y la segunda dosis parece, por un lado, una curiosidad. Pero a la vez, según la mirada del infectólogo Eduardo López, implica una debilidad. “Revela claramente que no hemos dado un buen mensaje para que la gente se vacune”, dice. Aunque al desmenuzar el problema, el experto se enfoca más en el déficit de terceras y cuartas dosis: “La primera dosis creo que ha tenido una cobertura del 90 por ciento. La segunda, alrededor del 80 por ciento. Pero es más bajo en la tercera dosis y más aún en la cuarta", señala.

López agrega que "con la variante Ómicron, tener tres dosis es lo mínimo para estar medianamente protegido. Pero para mejorar la protección se requiere la cuarta, sobre todo en mayores de 50 años y los que tienen una enfermedad de base o están inmunosuprimidos”.

Ante la pregunta de por qué la gente casi ha dejado de vacunarse en el segundo semestre de 2022, López cree que “no se ha hecho suficiente propaganda. Y los porcentajes en el caso de los chicos son aún más bajos. Habría que hacer un esfuerzo importante para revertir esa situación”.

Si bien es cierto que la percepción del peligro con el Covid bajó, eso fue posible en parte gracias a la vacunación. Y en el tránsito que va de la emergencia del pasado al control del presente, parece haber un nuevo desafío: convencer a la población de la importancia de vacunarse aún en este clima de post pandemia.