Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de septiembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por José Calero
Una tenue luz al final de un largo túnel
19 de mayo de 2008
Tras dos meses de desgastante conflicto, una tenue luz apareció al final del largo túnel de peleas entre el Gobierno y el campo por la política agropecuaria.

La decisión del agro -que llegó luego de febriles contactos telefónicos con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández- de abrir una nueva tregua, permite abrigar la esperanza de que esta vez sí haya un principio de acuerdo para que un sector clave se integre a
pleno como una de las patas que apuntalan este modelo.

Ahora se espera un gesto concreto del otro lado del mostrador, con un Gobierno que deberá buscar soluciones creativas al problema de las retenciones móviles, la medida que encendió la mecha de un conflicto que se agravó día tras día.

Si se destraba este tema, todos los demás se pueden solucionar, según la lectura que hacen quienes conocen de cerca la dura pulseada.

Los números parecen darles la razón, ya que el principal escollo de las retenciones móviles es que si, como se espera, el precio de la soja se disparara por las nubes, hasta el 95 por ciento de los ingresos por exportaciones irían a parar a manos del
Fisco, lo que las entidades califican de "despropósito".

El levantamiento de la medida a partir del miércoles se dio tras un fortísimo debate en el seno de la Mesa de Enlace, que debió soportar embates de los sectores más duros encabezados por el entrerriano Alfredo De Angeli, que querían ratificar el paro.

Sólo la línea directa que dirigentes como Fernando Gioino (Coninagro) y Luciano Miguens (Sociedad Rural) mantuvieron a lo largo de la reunión con el Gobierno, permitió finalmente abrir una nueva tregua desde el miércoles.

Es que lo productores recibieron promesas concretas de que serán convocados de inmediato para avanzar con cambios en las retenciones.

Igual, la tensión entre los productores agropecuarios es muy alta y deberá haber gestos contundentes del Gobierno para que el conflicto no vuelva a complicarse.

Por las dudas, y para dar señales a los sectores más duros de la protesta, la Mesa de Enlace Agropecuaria ratificó el "estado de alerta y movilización".

El otro tema abierto está vinculado con el acto masivo que el campo pretende concretar el domingo en el Monumento a la Bandera de Rosario.

En paralelo, la Casa Rosada hará una gran convocatoria en Salta en la cual piensa dar impulso al Acuerdo del Bicentenario, un acuerdo social que incluya a trabajadores, empresarios y organizaciones sociales, para diseñar un modelo de país de largo
aliento de cara al 25 de mayo de 2010, cuando se cumplirán 200 años de la Independencia del país.

Un acto masivo de protesta en Rosario, con fuerte presencia de al oposición, emapañaría el evento salteño.

En cambio, si el acto del campo sirviera para celebrar el acuerdo con el Gobierno, la presidenta Cristina Kirchner podría exhibirse airosa.

Esta señal política de cara a la sociedad también se jugará por estos días cuando Gobierno y campo traten de reflotar una relación teñida por la desconfianza.