Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
14 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Buenos Aires es sede de un encuentro del cine porno
La ciudad recibirá a estrellas "hot" como la Cicciolina y la "acróbata vaginal" Sandra baby. Conozca las inéditas actividades que se desarrollarán en el festival
15 de noviembre de 2007
La ciudad de Buenos Aires es sede, hasta el 18 de noviembre, del Festival Internacional de Cine Erótico y Porno, que incluye la realización de áreas temáticas dedicadas al fetichismo, los swingers, los gays y el sadomasoquismo.

Durante cuatro días, los salones de Costa Salguero recibirán a lo más granado de la industria porno internacional y todas las actividades paralelas que se desarrollan en relación con esa industria.

El evento será un espaldarazo para la aún precaria producción de cine porno local, que ha comenzado a exportar sus filmes a España, Brasil, Rusia y a países de Europa del Este.

La cita argentina que otorgará los premios Afrodita, es una prolongación del tradicional Festival de Cine Porno de Barcelona, donde la industria europea celebra, entrega premios y promociona sus productos.

En Barcelona, el Festival incluye perfomances en vivo de actores y actrices e intercambio con el público, pero en Buenos Aires -donde la actividad sexual en público no está reglamentada- sólo se harán simulaciones de coitos y penetraciones.

El FICEBA está hegemonizado por las productoras europeas que compiten contra la poderosa industria estadounidense, cuyas actrices llegan a reunir verdaderas fortunas por su actividad.

Para ilustrar este punto hay que mencionar casos como el de Jenna Jameson, Ginger Lynn, Lanine Lindmulller o Jesse Jane, quienes son millonarias gracias a su actividad.

El encuentro en Buenos Aires tiene como animadores a la ex porno diputada italiana conocida como "la Cicciolina", cincuentona y ya retirada de la industria, a la actriz española Sandra Baby, a la brasileña Dunia Montenegro y a Nacho Vidal.

En una industria donde el poder y los grandes contratos que cobran las actrices, Vidal, portador de un miembro famoso en el gremio, es una verdadera estrella ya que ha filmado con éxito en Estados Unidos, donde protagonizó cintas con las porno-star más famosas.

Vidal lleva 15 años en la industria y es uno de los organizadores del Festival, mientras que Sandra Baby se autodenomino como "acróbata vaginal".

En pocas palabras, durante los cuatro días que durará la feria, la actriz lanzará objetos al aire que luego deberán caer dentro su vagina, según explicó ella misma.

Tanto ellos, como la actriz argentina Natacha Jaitt, que solo realizó filmes eróticos para Playboy, dijeron que la finalidad del FICEBA es "abrir la mente" del público, "enseñar sexualidad" y prevenir el HIV y las venéreas.

A lo largo de los cuatro días, el público podrá fotografiarse con los actores, filmarlos, pedir autógrafos y presenciar sus performances.

Para los fans están programadas actividades de intercambio como "Garganta profunda", "Stripper por un día", "Reina erótica por un día", "Maratón de sensualidad", "El imperio de los sentidos" y "Camisetas mojadas".

La conferencia de prensa de presentación del evento se realizó en un pub del barrio porteño de Palermo que se llenó de productores y actrices porno argentinas.

En la Argentina, a las chicas se les paga entre 400 y 800 pesos por escena, aunque luego el productor del filme recauda mucho dinero porque la vende para emitir por internet y la exporta a Rusia, España, Croacia, Ucrania y Letonia, entre otros destinos.

Milli y Agustina, dos jóvenes actrices porno argentinas, le contaron a Télam que "estamos tratando de igualar el nivel europeoen la producción, porque para llegar al de los yanquis falta mucho, ellos son la NBA del porno".

Milli, de 20 años, está de novia y su chico no sabe que ella es actriz porno, por eso sólo participa de películas que se venden al exterior.

De cara a esa experiencia, se queja porque el pago de 800 pesos por escena es "muy poco en comparación con lo que reciben los productores por vender la película al exterior, en euros o en dólares".

Agustina era bailarina en Pinar de Rocha, su novio es un ex actor porno argentino, y reconoció que prefiere no decirle a sus padres de qué trabaja.

Ambas trabajaron con Víctor Maytland (Cosecha de lujuria y Las tortugas pinjas), el director y productor porno argentino más reconocido al que definieron como "el que mejor paga".