Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Trabas del PJ a Scioli
El gobernador electo tiene problemas para elegir al titular de la Cámara de Diputados. Había propuesto a Ferré, joven legislador de su confianza, pero es resistido
4 de diciembre de 2007
Faltan seis días para que Daniel Scioli asuma la gobernación bonaerense y ya tuvo su primer tropiezo político. Fue en la Cámara de Diputados provincial, que, por cierto, muchas veces puso obstáculos a la administración del mandatario saliente, Felipe Solá. Concretamente, Scioli propuso como presidente de ese cuerpo a Martín Ferré y, hasta ahora, no le fue bien; no sólo encontró resistencias para esta designación, sino que además, por falta de quórum, se demoró la sanción de dos leyes que había solicitado.

Las normas que Scioli quiere tener aprobadas cuando asuma en su cargo son la creación de la Administración Provincial de Ingresos Públicos (APIP) y la que establece un nuevo sistema de administración financiera que permitiría controlar mejor los gastos.

Tal vez fue esa doble jugada política de Scioli (la imposición de las autoridades y el requerimiento de aprobación de dos normas que considera fundamentales) la que finalmente lo perjudicó, ya que al manifestar sus intereses no hizo otra cosa que abrir el camino de la negociación.

La última semana, el principal operador político de Scioli y futuro jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y Ferré hicieron gestiones en la Legislatura para que las leyes fueran aprobadas. Se encontraron con la siguiente dificultad: de los más de 60 diputados que integrarán un bloque oficialista unificado por ahora son sólo tres los que responden directamente al gobernador electo: el propio Ferré, Guido Lorenzino y Carlos Paso.

Entonces, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Fernando Navarro; el vicepresidente, Raúl Pérez; el presidente del bloque del PJ, Juan Garivoto; el vicepresidente de ese bloque, Julián Domínguez, y el vicepresidente de la Cámara baja, Horacio González, exhibieron su poder.

El resultado: la creación de una comisión de enlace entre las partes para definir las autoridades del cuerpo, el tratamiento de las normas y la mencionada unificación de los bloques del Frente para la Victoria y el PJ.

Las leyes solicitadas por Scioli se aprobarían hoy o mañana, en una sesión convocada expresamente para ese fin. Sobre la elección de las autoridades, las cosas no están tan claras. Hay múltiples operaciones políticas.

Se dijo que Scioli pretende que el presidente de la Cámara de Diputados sea Ferré. Es visto como un signo de fortaleza que un gobernador elija las autoridades en ese cuerpo. Es probable, sin embargo, que Ferré no ocupe ese cargo. Un diputado con mucho poder en la Legislatura dijo que "no se ve muy bien que un hombre de 31 años, con escasa trayectoria política en la provincia, sea el presidente". Pero hay otra cosa detrás de esta frase. Se trata de una negociación esencial, porque la presidencia y la vicepresidencia administran los recursos del cuerpo.

Un funcionario del futuro gobierno de Scioli reconoció a LA NACION que probablemente Ferré, que es de Avellaneda (tercera sección electoral) pero accedió a la banca presentándose como candidato por la séptima sección electoral (el centro de la provincia), no sea el presidente de la Cámara de Diputados. "Quizá se acuerde la vicepresidencia de Ferré y se elija presidente a un hombre que tenga buena llegada entre los diputados oficialistas. Este hombre podría ser Juan de Jesús. En este esquema, el actual ministro de Desarrollo Humano, Jorge Varela, quedaría como presidente del bloque", dijo el funcionario.

Pero De Jesús, que fue cuatro veces intendente del municipio de la Costa, está alineado con el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y por eso no goza de la simpatía de los diputados que hoy conducen la cámara. De todas formas, es sabido que las lealtades políticas son volátiles...

Ferré y De Jesús no son los únicos nombres que se pronuncian para la presidencia de la Cámara baja. También fueron mencionados Domínguez, González, Varela, Pérez y el actual presidente del cuerpo, Ismael Passaglia.