Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Gran Bretaña no negociará la soberanía de Malvinas
La Cancillería británica aseguró a la ONU y a la OEA que no negociará con Argentina por las islas y que respetará los "deseos" de los kelpers
11 de julio de 2006
La Cancillería británica ratificó ante la ONU y la OEA que no negociará la soberanía de las Islas Malvinas y reivindicó la validez de los "deseos" de los habitantes del archipiélago, luego de que Argentina incrementara la presión diplomática para tratar de revertir esa situación.

En tanto, desde el Congreso nacional advirtieron que no puede "introducirse la voluntad de los isleños" en el conflicto, ya que se trata de ciudadanos británicos y no deben ser "juez y parte".

"No puede haber negociaciones de sobernía sobre las Islas Falkland (Islas Malvinas) a menos y hasta que los isleños lo deseen. El principio de autodeterminación subyace a la posición del gobierno" británico, sostuvo el Foreign Office (la Cancillería británica).

Según publicó el diario Scotland on Sunday, la advertencia del gobierno de Tony Blair fue realizada mediante escritos enviados a las Naciones Unidas (ONU) y a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Ante esos dos foros el canciller Jorge Taiana había llevado la posición argentina sobre Malvinas, que en los últimos meses se endureció.

La Cancillería decidió ejercer más presión sobre la cuestión de soberanía en las islas, luego de que Londres resolviera ampliar las licencias de pesca y exploración de hidrocarburos que entrega en forma unilateral hasta 25 años de plazo.

Esta mañana, el vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Federico Storani, rechazó los términos de la presentación del canciller británico Geoff Hoon, al considerar que "no se entiende cómo ahora el Reino Unido plantea que debe introducirse la voluntad de los isleños", quienes –afirmó- "no podrían ser juez y parte".

"Nuestra disputa es con el Reino Unido, no con los isleños", enfatizó Storani, quien destacó que se trata de "una población implantada" luego de la "expulsión" de los habitantes anteriores, tras la invasión de 1833.