Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
12 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Eskenazi se queda con el 25 por ciento de YPF
El grupo argentino pagará US$ 2.235 millones por el 14,9 % de la empresa. Y tendrá una opción de compra por el restante 10,1. Colocará a dos ejecutivos en el directorio
21 de diciembre de 2007
Hoy, en Madrid, se firmará la venta del 25 por ciento de YPF al grupo que lidera el empresario Enrique Eskenazi. En una primera etapa, la transferencia será del 14,9% de las acciones de la compañía, por las que pagarán 2.235 millones de dólares.

El acuerdo -confirmaron fuentes confiables desde Madrid- será firmado por Antonio Brufau, presidente de Repsol-YPF, y Enrique Eskenazi, cabeza del Grupo Petersen.

Y si el grupo argentino no se hace cargo ya del 25%, dicen los negociadores, es porque "razones estatuarias de la empresa obligarían a hacer una oferta por el 100% de la empresa si la compra superara el 15%", señalaron las mismas fuentes, ligadas a la negociación. En los hechos, el 8 de enero se realizará una Asamblea extraordinaria de la petrolera para dejar de lado ese impedimento. En tanto, Eskenazi tendrá una opción de compra del 10,1% restante.

El precio de venta se ajustó con la valuación de la empresa que hiciera el Citibank, US$ 15.000 millones. Así, cada 1% de las acciones vale US$ 150 millones. Por eso desembolsarán ahora US$ 2.235 millones y totalizarán 3.750 millones al finalizar la adquisición.

Luego de la operación, Antonio Brufau, seguirá siendo presidente de YPF. Pero Enrique Eskenazi será vicepresidente y su hijo, Sebastián Eskenazi, asumirá en el cargo de vicepresidente ejecutivo. Y Antonio Gomis, hombre de Repsol, seguirá en el cargo de director general.

Las tratativas para la compra del paquete minoritario de YPF entre Repsol y Eskenazi habían arrancado a fines de 2006, después de que el gobierno de Néstor Kirchner saliera a impulsar lo que se denominó la "argentinización" de YPF. Pero en el fondo lo que pesa es la decisión de Repsol (impulsada por sus accionistas internacionales) de que la empresa reduzca su exposición en Argentina en particular y en Latinoamérica en general.

Así, luego de la venta del 25% a Eskenazi, Repsol avanzará con la colocación de otro 20% de YPF en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York. Entre una y otra operación se introduciría un nuevo actor, las provincias productoras de petróleo que quieren ser accionistas de la petrolera.

El plan de desinversión de Repsol tendrá una etapa posterior: YPF comprará activos de la española en toda la región, que pagará mayormente con endeudamiento en la cabeza de la compañía argentina. En los hechos, YPF es una empresa con un muy bajo ratio de deuda, y ahora se aprobaría la emisión de bonos por unos US$ 1.000 millones.

El Grupo Petersen-Eskenazi también recurrirá a la deuda para comprar la empresa. En los hechos, el empresario argentino desembolsaría alrededor de US$ 300 millones, una parte se la financiará en cuotas la propia Repsol y el resto será financiamiento aportado por los bancos Credit Suisse, Itaú, Paribás y el mexicano Inbursa, que tomarán las acciones como garantía de pago.

Según sus últimos balances, en los primeros nueve meses del año, YPF redujo sus ganancias casi un 20% en comparación con el mismo período de 2006. La petrolera argentina representa aproximadamente un 18% de la facturación de Repsol-YPF, pero es también un tercio de las ganancias de la española.