Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
14 de noviembre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Virna Lisi, el amor eterno de Luca Prodán
La hermosa actriz italiana de los 60 fue el amor imposible del líder de Sumo, que nunca llegó a ver la foto autografiada que la estrella de cine le mandó de regalo
23 de diciembre de 2007
Por Roberto Blanco

Luca Prodán tenía una fascinación increíble por la actriz italiana Virna Lisi, quien representaba la imagen más fuerte de Cinecittá, la gran meca del cine europeo y por donde el cantante, que marcó un quiebre en la historia del rock argentino, caminó en varias oportunidades.

Se había enamorado de ella en sus épocas de estudiante en la década del sesenta, en Escocia, donde fue remitido por el snobismo de sus padres que querían para el hijo mayor de esta familia bilingüe integrada por una italiana y un turco con ascendencia en la península, una educación de “alto nivel” junto a los príncipes de Gran Bretaña.

Ese amor platónico por Lisi, la mujer del lunar más sexy del mundo (pegadito a su labio inferior derecho), quien en realidad brilló por su belleza en el cine mundial pero no dejó para la posteridad ningún título inolvidable en la historia de la cinematografía, explotó definitivamente en la sierras de Córdoba en 1982.

Hacía ya dos años que Luca había llegado a Argentina, escapando de Londres y de su adicción a la heroína que lo estaba matando, en un periplo que incluyó la invitación que un ex compañero de escuela en Escocia, Timmy Mc Kern –que ya vivía en Córdoba— y luego sería el manager de Sumo.

Luca se refugió en las sierras cordobesas, sanó un poco su cuerpo y comenzó, primero con su música, luego con su poesía corrosiva y posteriormente con sus actitudes ante establishment para el rock nacional, a cambiar el “tempo” del sonido musical local de los ochenta.

Una tarde, tirados en el living de la casa de de McKern vieron en televisión una vieja película de Virna Lisi junto a Tony Curtis, “ El secreto de Santa Victoria” filmada en 1969, y allí, a miles de kilómetros de distancia volvió a explotar su corazón y al termino del filme compuso una canción para ella: “TV Caliente” (Virna Lisi).

Años después, en un reportaje que le hizo Roberto Pettinato, Luca contó: “Yo vivía en Córdoba, había muchas vacas, muchos perros, chivos, loros y palomas, pero no había muchas mujeres entonces. Estábamos viendo la película de Virna Lisi donde hace de enfermera y cuando terminó le dije a Tommy y Germán (Daffunchio): Me enamoré de Virna”.

“En realidad, fue la primera vez que dije hacía afuera lo que sentía por esa mujer desde hace mucho tiempo. Agarré la guitarra y compuse una canción”, agregó el líder de Sumo.

La canción se grabó e,ntre casa y recién se agregó en el segundo álbum de oficial de la banda “Divididos por la Felicidad” (12/9/86) que fue el que llevó al grupo a su momento de mayor esplendor, tras la salida del disco debut “Llegando los Monos” (1985) y el último con Luca en estudios, “Afther Chabon” (1987).

“Yo quiero conocer más a Virna Lisi. Ella es maravillosa. Déjame tocarte el cabello, mi nena. Sé que para ti soy un extraño y sólo puedo verte en un viejo film de TV”, dice en algunos de sus versos esta canción de amor que enorgullecía a Luca.

En sus años en Buenos Aires, y en especial de su fama de cantante, el “primer pelado famoso del rock” “curtió con muchas minitas”, como decía el mismo, en la búsqueda de sentirse querido y encontrar en la piel caliente de una mujer un momento para no recordar a la adorable Virna.

El alcohol, la ginebra, esa bebida de mala prensa, fue el camino de su declive personal. Ido, en sus últimos tiempos, ganado por la cirrosis se fue perdiendo en su propio laberinto.

Un laberinto donde inevitablemente surgían esas imágenes que también lo hicieron feliz cuando caminaba por las calles internas de “Cinecittá” y todavía soñaba con ser actor antes que músico.

Recordaba cuando era un niño extra de su padrino, el director Carmine Gallote, especializado en cine épico, de romanos, con infinidad de extras, y fue allí, según confesó años después, donde a los cinco años tuvo su primera erección.

“De urgencia fueron a buscar a una actriz muy joven de Estados Unidos y la subieron al avión como estaba vestida. Al llegar al estudio era una morocha terrible con baby doll, era Natalie Word: Esa fue la primera vez que me excité”, fabuló, tal su estilo de buen narrador Luca, según recuerda este periodista de Asteriscos.Tv.

El “Tano” se murió dormido, la madrugada del 22 de diciembre de 1987 en una casa comunitaria de San Telmo, no sin antes escribir una de las canciones que mejor dibujan Buenos Aires en el rock nacional. “Mañana en el Abasto”.

No la escribió la pluma intelectual de Luis Alberto Spinetta, ni la mirada bien porteña de Moris o Javier Martínez. Fue la de un “tano” que vivió siete años en esta ciudad, era miope y hablaba un extraño “cocoliche.

Se murió si saber, que su hermano actor, Andrea, viajaba en ese momento a Buenos Aires con un bien preciado: la foto autografiada para él de Virna Lisi, esa donde le decía que ella le agradecía su amor, y sin conocerlo, le mandaba un abrazo “dolce” para "Mio caro Luca”.
Video de la noticia