Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Se endurecen los cruces entre el Gobierno y el campo
La reunión dejó mucha disconformidad. Buzzi advirtió que “no hay confianza” en las bases. El Gobierno contraatacó: “No es fácil hablar con quienes desabastecieron el país"
15 de abril de 2008
En un clima donde se mezcla la disconformidad, y la desconfianza por la falta de definiciones concretas tras los encuentros con el Gobierno, la dirigencia agraria inicia hoy la etapa técnica en la negociación.

El objetivo es acordar medidas específicas que excedan las retenciones, reclamo que sigue firme, y que permitan descomprimir la crisis y eviten el regreso al paro, pero en medio de nuevos y duros cruces entre los principales actores del conflicto.

Pero no todo es color de rosa. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, volvió a arremeter contra el sector.

"No es fácil hablar con dirigentes que han llevado al país a un paro de 21 días y que han desabastecido a la Argentina", embistió el jefe de Gabinete en declaraciones a radio América consignadas por la agencia DyN.

El funcionario añadió que la huelga, decidido por la suba a las retenciones de los granos "ha merecido cuestionamientos socialmente y llevó al país a vivir una situación muy compleja".

Hacia el final, el jefe de Gabinete intentó mostrarse conciliador. "Uno está dando vuelta la página. Ahora estamos viendo cómo se puede dar el esfuerzo positivo". En este contexto, abogó por "salir" del conflicto para "poder poner el esfuerzo en producir".

En la misma línea, rescató el clima del encuentro de ayer en la Casa Rosada. "Fue una buena reunión, en la que hablamos de la oportunidad que tiene la Argentina en un mundo que demanda alimentos, de hacer un programa duradero, a largo plazo, para la ganadería, la agricultura y la agroindustria", afirmó.

Por su parte, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, apeló a una metáfora escolar que dejó clara la insatisfacción de las entidades tras el encuentro con Fernández.

"No se llegó a los seis o siete puntos necesarios para aprobar la materia y hay que recursar", graficó el dirigente. No obstante, celebró que la reunión haya tenido lugar."Ayer apareció una agenda agropecuaria que no había estado en mucho tiempo".

En este contexto, Buzzi pidió mayor uniformidad en las políticas oficiales para los distintos sectores de la economía. Tras plantear que "el esfuerzo tiene que ser más parejo", se preguntó: "¿Qué pasa con la pesca, la minería, la industria concentrada, que también vende a tipo de cambio competitivo?"

En declaraciones a radio Continental, el ruralista volvió a insistir sobre el clima que se vive en las bases, los grupos de hombres y mujeres que motorizaron los cortes de ruta durante el paro.

En la misma línea, advirtió que "ya no hay margen para dilatar" el acuerdo sobre cuestiones específicas. No obstante, confió en que los días que le restan a la tregua de un mes sea suficiente. "Estamos razonablemente a tiempo para dar un giro para que se consolide uno de los grandes puntales de la economía argentina", se esperanzó.

Tal como ayer lo había hecho el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, advirtió: "No hay confianza entre los hombres de campo, entre otras cosas, porque no hubo una definición sobre la postergación [de la suba] a las retenciones".

En este contexto, comienza hoy la etapa de debate técnico de la negociación. Ayer, Alberto Fernández convocó a la dirigencia del campo a una nueva reunión, esta vez en la Secretaría de Agricultura, para conformar una mesa de trabajo sobre granos.

Por primera vez, los ruralistas enviarán a sus técnicos para escuchar las propuestas del Gobierno. Además se conformará una segunda comisión para debatir sobre el sector ganadero. Y pasado mañana la discusión tendrá como ejes la política para el sector lechero y las economías regionales.

Tal como dejan traslucir las declaraciones de Buzzi, para la dirigencia agraria, que el Gobierno considere sus quejas respecto del sistema de retenciones móviles es tan importante como que se avance en otras áreas de la actividad.

Esperan soluciones concretas que conformen a grandes, medianos y pequeños productores y que conformen a las bases, grandes protagonistas de la huelga que desató la crisis.