Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Pese a la Iglesia, habrá educación sexual en las aulas
La Iglesia considera que la enseñanza de métodos anticonceptivos atrae "la corrupción sexual y la promiscuidad". El Gobierno bonaerense denegó el pedido
22 de abril de 2008
¿Cuántos siglos más deberán pasar para que la Santa Sede abra sus ojos a la realidad? ¿Cuántas muertes más por ignorancia de métodos anticonceptivos habrá que padecer? La iglesia no se hace esta pregunta, y fiel a su adoctrinamiento, omite que el conocimiento de todas las disciplinas (la sexual, también) es la base del progreso.

Una delegación de obispos había pedido al gobernador Daniel Scioli modificaciones en el dictado de la materia, pero las autoridades ratificaron la continuidad en la enseñanza de "todos los contenidos, incluyendo los referidos a los métodos anticonceptivos legales".

Es parte de la currícula establecida por la Dirección General de Escuelas desde 2005 para estudiantes del entonces Polimodal. El año pasado se incorporó el tema a los chicos de 7º y 8º grado. De esta manera, quedó incluido todo el actual Secundario.

En 7º y 8º, en la materia Construcción de la Ciudadanía, se reserva un capítulo para la posible discusión en el aula de temas vinculados a la sexualidad.

En los últimos tres años del secundario, los contenidos están diseñados como Salud y Adolescencia para realizar un tratamiento de la educación sexual destinada a prevenir embarazos de menores, entre otros temas.

También al aporte de datos sobre métodos anticonceptivos legales e información de la salud reproductiva adolescente. Los docentes a cargo del dictado de clases son de las áreas sociales, artísticas y de Educación Física.

A fines de 2004, el ex gobernador, Felipe Solá, había vetado dos artículos de la ley sancionada por el parlamento para eximir de esa obligatoriedad a las escuelas católicas. No obstante, las cámaras rechazaron el veto y el texto de la norma entró en vigencia en marzo de 2005.

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, consideró en su momento que la enseñanza promovía "la corrupción sexual y la promiscuidad en los jóvenes" por recomendar el uso de preservativos. La Iglesia se opone a los métodos anticonceptivos no naturales y en el encuentro con Scioli insistieron en la prédica.

El Director General de Escuelas, Mario Oporto, se manifestó "respetuoso" de las creencias religiosas y de los "valores morales" que reciben los chicos de sus padres. Oporto evita la controversia porque, según explica, este renglón de la enseñanza debe quedar desprovisto de "miedos" porque representa "una forma de relación entre los seres humanos".

En la cartera educativa explicaron que los diseños curriculares se mantendrán, aunque admitieron que las autoridades analizarán los contenidos y las propuestas del documento que hace una semana fue presentado por los obispos.