Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El juez que se rebeló contra las retenciones del Gobierno
La Justicia ordenó que, para unos productores, se les apliquen las retenciones fijas del 35% vigentes hasta el 10 de marzo, y no las móviles que rigieron después
29 de abril de 2008
Cuando los tres hermanos Bollatti vendan sus 900 toneladas de soja –probablemente hoy mismo–, el Estado habrá perdido de cobrar más de u$s 1,8 millón, debido al fallo de un conjuez federal comercial de Rosario, el primero en contra de las retenciones móviles.

Estos productores habían pedido una acción de constitucionalidad contra el nuevo esquema de retenciones, y que se las declare confiscatorias, según publicó el diario El Cronista. La resolución del caso “Bollatti, Sergio y otros contra el PEN” les dio la razón, y ordenó que se les apliquen las retenciones fijas del 35% vigentes hasta el 10 de marzo, y no las móviles que rigieron después.

De acuerdo al valor FOB de Secretaría de Agricultura para ayer, la tonelada cotizó a u$s 466, lo que provocaría una retención del 39,5%. Fallo judicial mediante, que retrocedió este tributo hasta el 35%, los productores santafesinos cobrarán unos u$s 15,8 en lugar de u$s 14 millones, una diferencia que pierde el Fisco Nacional. “A partir de hoy (por ayer) están en condiciones de vender el cereal declarado al momento de presentación de la demanda. Aunque será un proceso largo, como el del Corralito, el juez pide que se les liquide sin las retenciones móviles”, señaló Fabio Cerruti Sacco, el abogado que patrocinó la demanda.

Aunque los Bollatti tienen todo listo para vender sus 900 toneladas de soja hoy mismo, seguramente el Estado apelará la medida, por lo que esa diferencia de u$s 1,8 millón entrará en litigio judicial. La resolución judicial que patrocinó Cerruti Sacco abre el camino para que muchos productores reclamen lo mismo, algo que dejará en suspenso judicial una parte importante de la recaudación nacional. Algo parecido al Corralito, pero aplicado desde actores privados al Estado. Una disputa que también podría requerir un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El de ayer, realizado sobre una acción declarativa por parte de la demanda, tiene un efecto más inmediato que los recursos de amparo presentados en la justicia federal de Paraná y Bahía Blanca.

“Esas presentaciones permiten discutir si las retenciones son constitucionales, pero hay que esperar mucho tiempo para una medida cautelar, porque el Estado tiene buenos abogados y se va a defender. En cambio a mis representados se les abre la posibilidad de comercializar mañana (por hoy)”, dijo Cerruti Sacco. “Le dijimos al juez –agregó– que necesitamos seguir vendiendo y cosechando, pero como antes del 11 de marzo”.

Este fallo, del cual Cerruti Sacco se enteró ayer a las 12.30, le llevó bastante trabajo, porque la causa fue iniciada el 17 de marzo. Como debía hacerse cargo un conjuez federal, la designación del mismo era por sorteo, basado en una lista que la Cámara de Apelaciones creó para este tipo de casos. La demora surgió porque, uno tras otro, nueve conjueces sorteados se excusaron. “Algunos tenían campos, otros eran amigos míos”, explica el abogado.

Hasta que un conjuez, cuyo nombre por ahora se mantiene en reserva, tomó la causa. “La resolución le fija un techo a las retenciones, pero no un piso. Según sostuvo la Corte Suprema desde 1918, en varias oportunidades, más del 33% resulta confiscatorio”, se entusiasmó Cerruti Sacco. Junto a los hermanos Sergio, Aníbal y Lisandro Bollatti, terminó sentando las bases de una gran discusión jurídica, política y económica.