Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Recomiendan no tomar bebidas directamente de las latas
Especialistas aconsejan lavarlas y pasar el contenido a un vaso. Además, en 120 días todas las latas deberán llevar la leyenda "No consumir directamente del envase"
30 de abril de 2008
Por una cuestión de higiene y de seguridad, en 120 días las latas de bebidas con o sin alcohol que se elaboren en la Argentina deberán incluir una leyenda que diga: "No consumir directamente del envase".

Así lo establece ahora el Código Alimentario Argentino, que fue modificado y difundido ayer en el Boletín Oficial.

La medida se adoptó a partir de la recomendación de la Comisión Nacional de Alimentos, que a su vez trató el tema a partir de consultas de consumidores.

"Recibimos varias consultas de consumidores preocupados por la posibilidad de que las latas pudieran ser vehículos de enfermedades", contó a Clarín Teresa Velich, jefa del departamento de vigilancia alimentaria del Instituto Nacional de Alimentos.

"Algunos estaban asustados por rumores que decían que las latas tienen orina de ratas. Esto no ha sido comprobado, pero queremos reforzar la protección de la salud", agregó la funcionaria. Tras la preocupación, la Comisión Nacional de Alimentos había señalado hace un año la necesidad de incluir en las latas una leyenda que advirtiera acerca de las medidas de higiene y los riesgos de consumir la bebida directamente del envase.

En la resolución difundida este martes, por la cual se modifica el Código Alimentario Argentino, se establece que "en el rótulo de las bebidas enlatadas con o sin alcohol, gasificadas o no, deberá consignarse con caracteres de buen realce y visibilidad y en un lugar destacado de la cara principal, la siguiente leyenda: No consumir directamente del envase".

La resolución fue adoptada el 21 de abril conjuntamente por la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos, y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación. Obliga a los que comercializan líquidos a incluir la recomendación de evitar el contacto directo con las latas.

La especialista Velich aconsejó que las latas deben ser lavadas antes de ser consumidas. "Antes de abrirlas, es mejor lavarlas con agua, esponja, jabón o detergente", afirmó. Una vez que se abren los envases, los líquidos deben ser transvasados a los vasos o se debe usar un sorbete, según Velich. Con los consejos mencionados, los consumidores se protegerán mejor si las latas llegasen a estar contaminadas. "Una lata contaminada puede ser un vehículo de gérmenes relacionados con enfermedades transmitidas por alimentos o no".