Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Alemania pone dinero para proteger su sistema financiero
Serán 100.000 millones de euros. Y habría otra suma para garantizar préstamos. Incluso se usaría, como en el caso británico, para nacionalizar en parte los bancos
13 de octubre de 2008
El gobierno alemán anunciará hoy la creación de un fondo especial de recapitalización del sector financiero que podría llegar a 100.000 millones de euros. La jefa del Gobierno alemán, Angela Merkel, lo confirmó anoche durante la reunión de líderes de la eurozona en París.

Ese dinero sería sólo una parte de una enorme suma de entre 300.000 y 400.000 millones que Berlín estaría preparando para garantizar los préstamos interbancarios o préstamos directos a los bancos. Incluso se usaría, como en el caso británico, para nacionalizar en parte los bancos. El monto total del plan estaría muy cerca del plan Paulson estadounidense, una muestra del temor a la caída de los grandes bancos alemanes.

El gobierno alemán no quiso dar detalles a la espera de los resultados de la cumbre de París y sólo dijo que "el objetivo es adoptar rápidamente una ley para evitar daños suplementarios, según consignó el diario Clarín.

A cambio de inyectar miles de millones en el sector bancario, el gobierno alemán aumentaría su control e influencia pero "sin tomar el control a largo plazo". Según Handelsblatt, el proyecto nace de Axel Weber, presidente del Bundesbank y de Jean-Claude Trichet, del Banco Central Europeo, quienes habrían convencido a Merkel del peligro que corrían las grandes entidades alemanas. Weber avisó a los bancos: los que ahora piden ayuda "tendrán que pasar por caja más tarde".

Merkel decía hace una semana también en París que no era necesario un plan europeo de rescate bancario e insinuaba que Alemania, primera economía europea, no iba a pagar los platos rotos del desastre financiero porque la banca alemana no pasaba por tan graves apuros.

Ayer llegó al Elíseo con el plan de nacionalización parcial de la banca alemana en la cartera. Y rectificó el tiro, confirmando que hoy presentaría el plan para "enviar una señal importante a los mercados".

Lo que no aceptó Merkel, y ésa es parte de la razón de que el plan de rescate europeo no sea más que la suma de los rescates nacionales con reglas comunes para todos, fue cambiar su convencimiento de que cada uno debe rescatar con su propio dinero a los bancos en peligro.

El rechazo alemán a un plan común europeo se debe a que "cada problema es distinto y exige soluciones distintas". Berlín, en definitiva, no quiere pagar por los demás y el peso de su economía en la zona euro le convertiría en el principal contribuyente de un plan europeo.