Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Globo era más que el Ciclón, bajo la lluvia, y se suspendió
Huracán le ganaba 1-0 a San Lorenzo en la cancha de Boca por la fecha 17a, pero la lluvia obligó a suspenderlo a los 16 minutos. El Globo estaba con diez hombres
29 de noviembre de 2008
Fueron 16 minutos intensos, tanto en lluvia como en fútbol y acciones polémicas, pero el árbitro Saúl Laverni decidió que el partido que le ganaba Huracán a San Lorenzo por 1-0, con un gol de Paolo Goltz a los 11 minutos, se suspendía debido a la intensa lluvia.

Huracán además del gol quedó con diez hombres, como consecuencia de la expulsión del delantero Javier Pastore, a los 13 minutos, por una fuerte falta contra el mediocampista Juan Manuel Torres.

Sin embargo, en un momento y cuando la lluvia era incesante, el árbitro Saúl Laverni llamó a los capitanes y les indicó que el partido se suspendía, dado que corrían riesgo la integridad física de los protagonistas.

Ahora quedan por disputarse 75 minutos, que la AFA resolverá cuándo se jugarán, lo que le pone aún más emoción al torneo.

"El partido está suspendido a los 16 minutos. La pelota no circula y se ponía en riesgo a los jugadores. A lo mejor si paraba esta cancha podía drenar, pero no sucedió y lo mejor era que suspenderlo", afirmó Laverni al término del cotejo.

En tanto, el arquero de San Lorenzo, Agustín Orión, se quejó por la tardanza del árbitro en suspender el cotejo, aunque coincidió con Laverni de que no podía continuarse con las acciones.

"Hay que tener un poquito de sentido común. Le estoy diciendo a Laverni que no se podía seguir, porque los muchachos me decían que no veían nada. No se tendría que haber jugado más de 10 minutos", explicó el portero azulgrana.

Las casi 20 mil personas que se acercaron a La Bombonera, entre ellas el entrenador de la selección argentina, Diego Maradnoa -quien ocupó su palco personal-, debieron irse del estadio esperando la continuación del mismo.